Río Negro: Presentaron la obra de la pista de canotaje

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Lunes, 30 de Septiembre de 2019 14:24

 

20190930canotaje

El Gobierno Provincial presentó hoy el proyecto para la construcción del complejo deportivo náutico y pista internacional de canotaje en Viedma durante un acto que encabezó el gobernador Alberto Weretilneck y el vice Pedro Pesatti, y que acompañó el presidente de la Federación Argentina de Canoas, Hugo Cabral.

Con esta infraestructura de preparación de alto rendimiento, Viedma se convertirá en uno de los puntos de referencia nacional e internacional en esta práctica; lo que jerarquizará la capital provincial, el deporte y la proyección internacional de Río Negro.

“La pista que estamos impulsando no es solamente para los rionegrinos, sino para todos los deportistas argentinos. Queremos ser el lugar donde ese deporte tenga el principal punto de encuentro, donde se puedan desarrollar las principales competencias y vengan a entrenar delegaciones de distintos puntos del país y el mundo”, manifestó Pesatti.

Asimismo, resaltó que el canotaje nació en el río Negro. “Este deporte, que dio tantas alegrías a los rionegrinos, nació aquí. Es por esto que reivindicar su nacimiento en las aguas de nuestro río y en particular en la comarca Viedma-Patagones es muy importante para poder concretarla, y obtener la financiación para llevarla a cabo”.

Por su parte, el presidente de la Federación Argentina de Canoas, Hugo Cabral, reafirmó a Viedma como cuna del canotaje en la Argentina y agradeció “al poder político por ponerse a la altura de los ciudadanos, los atletas, clubes y dirigentes. El mejor nivel del país está acá y no hay dudas de eso”.

La obra

Su construcción está planificada en etapas. En la primera se proyecta la pista o espejo de agua, y la instalación del sistema de compuertas para el ingreso y egreso de agua.

La pista estará preparada para competencias de 200, 500 y 1000 metros. Desarrollo de canotaje, vela, natación, actividades náuticas recreativas, y actividades aeróbicas.

En su totalidad el proyecto total abarcará gimnasio para deportistas de alto rendimiento, vestuarios, sanitarios, albergue, box para medios de prensa, sectores para guarda de botes, torre de control, canal de precalentamiento, calle interna para transmisión de competencias , sector de esparcimiento, tribunas, estacionamiento.

Todos los elementos tenidos en cuenta para su diseño respondieron a estándares de calidad de una pista de canotaje internacional.

Fuente: Alma Deportiva

27 setiembre 2019.

https://almadeportiva.com.ar/?p=20319. 

 

 

 

 

 

 

 

 
Reunión por los Clubes de Barrio

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Miércoles, 25 de Septiembre de 2019 13:20

 

20190925asd1 6

La  Unión Nacional de Clubes de Barrio (UNCB) fue recibida el pasado 18 de setiembre en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) por Emilio Inzaurraga (Presidente de la comisión de Justicia y Paz) y Norberto Liwski (integrante de la comisión). Interesante reunión, donde se comprometieron ambas partes a llevar adelante distintas acciones por la Reglamentación de la Ley de Clubes y trabajar fuertemente en conjunto por el Bien Común de la sociedad, considerando que los clubes de barrio son una pieza fundamental en la reconstrucción del país.

Por la UNCB asistieron su presidente Claudio Rial, Juan Pablo Ragonese (UNCB Lanús),  Dr. Esteban Corrales,  abogado de la institución, Diego Indycki (UNCB Quilmes), David Gutiérrez,  presidente del club 12 de octubre de Quilmes y Víctor F. Lupo (Pte del Club San Juan Bosco de José León Suárez, San Martín).

Fuente: Mundo Amateur

20 Setiembre 2019.

 

 

 

 
Homenaje a Ernesto Rodríguez III - Un colega muy generoso con Mundo Amateur - El periodismo deportivo está de duelo

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Lunes, 16 de Septiembre de 2019 14:32

 

Ernesto Rodríguez, que trabajó en La Nación, ESPN y Olé, falleció esta madrugada de un ACV.

Por Laura Vilche

 

20190916E Rodriguez

 

"Ernesto Rodríguez creó el Grupo de Prensa". Esta frase abrió un wasap colectivo el 14 de julio de este año. Desde ese día, un centenar de periodistas que trabajamos en deportes quedamos conectados entre sí, con Ernesto y su trabajo especializado en deportes olímpicos que lo ocupó en La Nación, ESPN y Olé y que hoy volcaba por Twitter y en su página: EPHECTO SPORT.

Hoy, desde la madrugada, por ese mismo wasap nos enterábamos con desesperación que el colega de Buenos Aires, docente, pareja de Agustina y padre de dos hijos, no le contestaba el celular a su mujer que lo había ido a buscar a uno de sus trabajos donde daba clases. Más tarde nos anoticiábamos que había fallecido de un ACV.

No lo conocí personalmente a Ernesto, si bien hablábamos seguido por trabajo y a cualquier hora: sí, él y su múltiple labor profesional, que le posibilitaban vivir con lo justo, no sabían de noches ni de días. Lo entrevisté por su rigurosa investigación y denuncias contra los desmanejos del gobierno nacional en los Juegos Olímpicos de la Juventud en octubre del año pasado. La entrevista quedó plasmada en la nota que se publicó en Ovación el sábado 20 de octubre de 2018 bajo el título: "El lado oscuro de los Juegos Olímpicos de la Juventud".

En el wasap colectivo y durante toda la jornada, en distintos medios del país, se leyeron mensajes conmovedores y anécdotas sobre Ernesto (que se le plantó a Floyd Mayweather en Las Vegas, que escuchaba música fuerte en las redacciones, que llegaba en bicicleta, que era un padre alegre y amoroso).

El tenía mucha ilusión por el viaje que tenía por delante: lo habían invitado a exponer sus investigaciones en Play the Game, una conferencia que comenzará dentro de un mes en Colorado Springs, con eminencias de todo el deporte del mundo.

Pero su vida de apenas cuarentitantos años se truncó, porque como dijo una colega con dolor al evocar a Ernesto, "la precarización mata". Por eso, el periodismo deportivo, sus trabajadores monotributistas y desocupados, estamos de duelo.

Leer más: El lado oscuro de los Juegos Olímpicos de la Juventud

Fuente: La Capital Rosario

13 setiembre 2019.

https://www.lacapital.com.ar/opinion/el-periodismo-deportivoesta-duelo-n2527781.html. 

 

 

 

 

 

 
 
Se lanzó el libro "Peronismo y deporte II", de Osvaldo Alberto Jara -- Cuando los deportistas peronistas fueron perseguidos

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Lunes, 16 de Septiembre de 2019 13:47

 

El texto corresponde a uno de los capítulos de la obra, editada por Al Arco, donde se refleja la relación difícil que mantuvieron los competidores durante la dictadura militar.

20190916peron

“Pero todavía nosotros recordamos (a la revolución libertadora) con mucha desgracia porque vimos cómo el deporte argentino, que había alcanzado un gran desarrollo, se perdió. Creo recordar que nos reunieron a todos los deportistas federados y éramos casi cinco millones sobre una población de veinte. Era una cosa increíble cómo se había inclinado toda la población a la práctica deportiva. Era una forma de mantener al pueblo sano y educado”. Fernando Aren, ex presidente de la CAD (1989-2009)

 

La dictadura militar tuvo como objetivo principal invisibilizar al peronismo en todas sus expresiones. Apenas enquistado en el gobierno intervino, censuró o clausuró todos los espacios con cariz democrático. Las organizaciones libres del pueblo fueron uno de los blancos predilectos del contubernio cívico/militar. Fueron estas organizaciones las que durante la etapa peronista se conformaron con una identidad propia. Se constituyeron en lugares en donde canalizar las principales necesidades; trabajadores, profesionales, empresarios y estudiantes se establecieron en torno a sus propias preocupaciones.

Y la comunidad deportiva tuvo sus propias instituciones. La CAD-COA tuvo durante el peronismo un protagonismo fundamental en la promoción del deporte, aglutinó a las distintas federaciones y las condujo hacia la etapa más importante del deporte nacional. Sin embargo, para la historiografía liberal el peronismo intervino las entidades deportivas, quitándoles autonomía y transformándolas en satélites de sus intereses.

 

Este argumento, en línea con “la concepción totalitaria del Estado peronista” esgrimido por la intelligentzia, quedó grabado en obras como el “Libro negro de la segunda tiranía”. Después de septiembre de 1955 el antiperonismo arreció contra lo instituido durante los años del gobierno popular. La cultura deportiva promovida por el Estado fue desmontada, los resultados que se habían logrado a nivel comunitario tuvieron un fuerte rechazo en círculos pequeños pero influyentes. La oposición, que venía generando resistencia desde hacía tiempo, emergió con ínfulas de venganza.

 

Una de las primeras medidas fue la intervención de las principales organizaciones del deporte, un paso para “normalizar” estructuras absorbidas por el “régimen”. Entre ellas la principal, la CAD-COA, que había resultado clave para impulsar la actividad en el sector correspondiente a la de los adultos. Al frente de la intervención se colocó un militar que había vivido de cerca la política deportiva del peronismo: el general Fernando Huergo, esgrimista en los Juegos Olímpicos de Londres (1948), los Juegos Panamericanos de Buenos Aires (1951) y los Juegos Panamericanos de México (1955).

Huergo encabezó el plan que destruyó la cultura deportiva insertada en la comunidad y simbolizó la etapa más oscura del deporte argentino. Llevó adelante una gestión que respondió a los valores de una política liberal, asentaba en la idea central del “esfuerzo individual”, la desinversión estatal y la desintegración de emprendimientos masivos.

 

La intervención de la CAD-COA constituyó un problema en el Exterior al ser violatoria de las reglamentaciones internacionales. La normativa del COI rechazaba las intervenciones de sus afiliadas sea cual fuere la circunstancia. En este escenario, se impedía la participación de la delegación nacional en los Juegos de Melbourne (1956).

 

El atajo con que Huergo zanjó el problema fue escindir la CAD del COA y someter a este último a un proceso pseudo-democrático. En elecciones amañadas se hizo elegir como presidente presentándose de candidato por la Esgrima, federación que no había levantado su intervención. De esa manera, logró que el equipo argentino fuese aceptado para competir en Australia.

 

Esta decisión marcó una ruptura institucional histórica ya que la conducción nacional del deporte dejó de asentarse sobre una estructura homogénea. Al escindirse, y con un buen número de federaciones intervenidas, se debilitaron las instancias de participación. Otro de los efectos fue la sumisión a la organización internacional. Y fue casualmente en el mismo momento que la Argentina se asoció al Fondo Monetario Internacional (FMI), a solicitud del economista Raúl Prebisch (quien elaboró un informe sobre “la realidad nacional” a pedido de la propia dictadura), cuando el Comité Olímpico Argentino (COA) eligió a su nuevo presidente: José Oriani, de la Federación Argentina de Box, quien ejerció su mandato entre 1957 y 1964.

 

Los “librepensadores”, su dedo acusador sobre la injerencia del peronismo en el deporte, no dijeron nada sobre la paulatina conversión del COA en satélite de su terminal internacional. Ese silencio arbitrario les dio réditos: luego ocuparon espacios de poder otorgados por el establishment deportivo/comercial. El accionar de la dictadura en el deporte, como en el resto de las áreas, fue acompañado por un discurso monolítico, propalado por los medios de comunicación.

Muchas plumas prestigiosas replicaron el imaginario creado por los militares respecto del gobierno de Perón: corrupción, demagogia e intervencionismo. “Cuando un día de junio se interrumpió violentamente ‘aquella’ primavera y empezó el invierno que ojalá haya concluido para nuestro deporte –vaya feliz coincidencia- el reciente 21 de septiembre, día en que recobraron las esperanzas de que toda la Nación en todas sus actividades, vuelva al espíritu de faena con que realmente edificó lo sólido y estable que posee: la faena cumplida con la fuerza del espíritu del bien común para nuestros semejantes”, escribió Dante Panzeri en El Gráfico, suscribiendo a la idea de que una excesiva intervención estatal afectaba el libre manejo de lo institucional y que el apoyo económico para desarrollar la actividad era una “dádiva”.

 

A los dirigentes que fueron la columna vertebral de la política deportiva del peronismo los corrieron de escena. Es cierto que muchos se reciclaron y borraron su pasado al precio de la traición. Sin embargo muchos otros no se doblegaron y recibieron un duro castigo. El caso más emblemático fue el de Rodolfo Valenzuela. Este dirigente, abogado recibido en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y hombre de confianza del general Perón, fue convencional constituyente de la reforma constitucional del ‘49 y miembro de la Corte Suprema de Justicia (1947-1955).

 

También fue esgrimista, participó de las competencias olímpicas de Los Ángeles (1932) y Berlín (1936), y más tarde ocupó la presidencia del CAD-COA desde 1948. Fulvio Galimi conoció desde niño a Valenzuela debido a que frecuentaba el mismo circuito que su padre, Félix. La confianza y buen trato que le dispensaba lo llevó a ser su secretario personal cuando estuvo a cargo de la Corte Suprema de la Nación.

 

“Para mí fue un tipo extraordinario. Bonachón, simpático, siempre decía una cosa alegre. Y le gustaba mucho la esgrima, y lo hacía muy bien. Él era muy chiquito, de baja estatura”, le contó Galimi a este autor. En aquellos años peronistas no sólo compartieron horas de trabajo sino, también, la actividad deportiva, ya sea en la CAD o tirando en la sala de armas del Jockey Club. “La gestión de Valenzuela fue muy buena porque se ocupaba del deporte. El dividía entre la Corte Suprema y la parte deportiva. A la mañana estaba en la Corte y a la tardecita estaba en la Confederación. A veces hacía al revés. Se ocupaba de todo. Gestionó el viaje a mucha gente para que participara en los distintos torneos internacionales. En los Juegos Panamericanos estuvo en la organización. Y en las olimpiadas también, se ocupó mucho”, reflexionó el esgrimista.

 

Una vez producido el golpe, Valenzuela se refugió en la embajada de Uruguay conociendo la cacería que se había desatado. Su mujer trató de interceder ante las autoridades del régimen para que se le respetaran las garantías correspondientes y fue el mismo capitán Francisco Manrique, jefe de la Casa Militar, quien le respondió afirmativamente. Sin embargo, las promesas no fueron cumplidas. Al salir de la embajada fue detenido y confinado a la cárcel de Caseros.

Valenzuela fue acusado en primera instancia por enriquecimiento ilícito y se transformó en preso político. Pagó muy duro el precio de ser un valioso funcionario público, tanto en el ámbito judicial como en el deportivo.

 

“En el ‘55 fue preso. Lo tuvieron tres años ahí, se quiso suicidar tres veces, se cortó las venas, se colgó y para sacarle la lengua le tuvieron que romper los dientes. El tipo no podía estar ahí, hay gente que no puede estar presa. Yo lo fui a ver a la cárcel, en Caseros, conseguí un permiso y fui con mi hermano a visitarlo. Parecía una cosa increíble, le faltaban los dientes. Pasaron en la Argentina cosas espantosas. Lo acusaban de que había detenido juicios de desalojo, más de cien juicios. Por eso lo tuvieron tres años preso (…). Cuando salió se fue enseguida a Brasil, no quería saber nada con estar preso. Se puso a enseñar esgrima y muchachos que viajaban a Brasil contaban que él alcanzaba las toallas, todo demencial”, recordó Fulvio Galimi.

 

El castigo proferido a Rodolfo Valenzuela fue la muestra de la dureza que la dictadura tenía con quienes habían sido fundamentales en la conducción del peronismo. Tal fue la saña cometida que su exilio parecía su único camino. Tan grande fue el silenciamiento que su figura prácticamente no es recordada.

 

Fuente: Página 12

2 Setiembre 2019.

https://www.pagina12.com.ar/215821-cuando-los-deportistas-peronistas-fueron-perseguidos. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
SIRENAS DORADAS por ERNESTO RODRIGUEZ III

PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Viernes, 09 de Agosto de 2019 14:54

La natación fue la reina de la 11ª jornada de los Juegos Panamericanos de Lima: Delfina Pignatiello ganó los 400 libre y Virginia Bardach, los 200 mariposa. Además, Julia Sebastián fue segunda en los 100 pecho tras haber mejorado el récord sudamericano y logrado el pasaje olímpico en las eliminatorias.

20190809A-1


La piscina de la Villa Deportiva Nacional de Lima fue el escenario de las emociones fuertes para la delegación nacional, el martes 6 de agosto. En el primer día de acción, nuestras nadadoras consiguieron dos triunfos y un pasaje olímpico. La primera dorada quedó en manos de Delfina Pignatiello en los 400 metros libre, la prueba en la que menos expectativas tenía de las tres competencias individuales en la que está anotada. La bonaerense, de 19 años, tomó el control en la segunda pasada y nunca aflojó hasta imponerse con un registro de 4m10s86, dejando a 1s11 a la canadiense Alyson Ackman y a 1s19 a la estadounidense Danica Ludlow, sus perseguidoras.

El segundo oro llegó gracias a la cordobesa Virginia Bardach, en los 200 mariposa, una prueba en la que levantó en los últimos 100 para imponerse con un crono de 2m10s87, superando por 0s81 a la canadiense Mary-Sophie Harvey en el duelo por el triunfo; tercera fue la yanqui
Meghan Small, a 1s64. Así se unió a su hermana mayor Georgina en el podio de vencedores, luego de que ella ganara la prueba de 400 medley en Santo Domingo 2003.

20190809a-2

La otra gran alegría de las sirenas argentinas la trajo la santafesina Julia Sebastián. No sólo por su medalla plateada en los 100 pecho, con 1m07s09, escoltando a la estadounidense Anne Lazor –por sólo 0s15– y 0s33 delante de la canadiense Faith Knelson, sino porque en las eliminatorias registró 1m06s98, un tiempo que es récord argentino y sudamericano y que, además, es marca clasificatoria para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Con este logro, Argentina totaliza 38 tickets a la capital japonesa, 20 de ellos cerrados en estos Panamericanos: el pentatleta moderno Sergio Alí Villamayor, los tiradores Fernanda Russo, Alexis Eberhardt y Melisa Gil, la tenista Nadia Podoroska, Los Gladiadores del handball y ahora Sebastián. Antes lo habían conseguido, los veleristas Santiago Lange-Cecilia Carranza, Facundo Olezza y los representantes de Laser y Laser radial, Delfina Pignatiello y Los Pumas 7s.

La delegación nacional consiguió otras dos medallas plateadas. La primera la consiguió la esgrimista María Belén Pérez Maurice en la competencia de sable. La nicoleña, de guardia zurda, pasó la ronda clasificatoria y venció a tres rivales hasta chocar en la definición ante la estadounidense Anne Elizabeth Stone, quien la derrotó por un ajustado 15-13. La campeona había eliminado en cuartos de final a la María Alicia Perroni, quien dio el campanazo sacando de camino en la rueda previa a la mexicana Natalia Botello, subcampeona mundial juvenil. Para Pérez Maurice esta fue su segunda presea en JJ.PP. tras el bronce conseguido en Toronto 2015.

La otra plateada fue para el tenis de mesa, gracias a la dupla conformada por el mendocino Gastón Alto y el platense Horacio Cifuentes quienes dieron dura batalla en la final del dobles antes de caer ante los brasileños Hugo Calderano y Gustavo Tsuboi por 4-2 (6-11, 14-12, 11-8, 6-11, 10-12 y 10-12).

La de bronce llegó en el racquetball gracias a la dupla de María José Vargas y Natalia Méndez –dos bolivianas nacionalizadas– quienes cayeron en la semifinal del dobles ante las guatemaltecas María Rodríguez y Gabriela Martínez –subcampeonas mundiales– por 2-1 (9-15, 15-10 y 1-11). Méndez se aseguró otro bronce al caer en la misma instancia del singles ante la mexicana Paola Longoria por 2-0 (15-10 y 15-10); Vargas buscará el oro ante la azteca (Nº 1 del ranking mundial) tras superar en su semi a la colombiana Adriana Riveros por 2-0 (15-8 y 15-9).

Argentina ya suma 52 podios (17 oros, 18 platas y 17 bronces).

Fuente: EPECTHOSPORT

7 agosto de 2019

https://ephectosport.com.ar/2019/08/06/sirenas-doradas/. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

Página 1 de 23

Banner