Deportistas en el Recuerdo
30 de enero 1960: ATLÉTICO TUCUMÀN CAMPEÓN DEL ‘60

PDFImprimirE-mail

 

 

El 30 de enero de 1960 quedó grabado para siempre con letras doradas en la historia del fútbol tucumano, es que el Decano del fútbol del norte, Atlético Tucumánlograba en la ciudad de Tres Arroyos en el estadio de El Nacional, tras una infartante definición por penales, vencer a El Quequén por 5 a 3 y consagrarse: Campeón de campeones de la República Argentina.

 

JOSÉ GREGORIO “GOYO” GARCÍA

El gran atajador tucumano

 

 

20190702con Goyo y el libro

“La tarde que llegamos a Tucumán, luego de ser campeones argentinos de fútbol con Atlético Tucumán, el avión que nos traía sobrevoló la cancha de 25 de Mayo y Chile y algunos otros lugares de la ciudad para que viéramos la cantidad de gente que nos esperaba como héroes. Fue tal la manifestación de alegría de la gente que a nuestro recibimiento lo compararon con la gente que se había movilizado para recibir a Perón en la provincia”comienza contando el arquero “Goyo” García sobre sus recuerdos del fútbol tucumano.

Nacido el 12 de marzo del año 1934Sus Padres fueron José García y María Peñalva. El menor de cuatro hermanos, Miguel Ángel, (Uno de los grandes árbitros de fútbol de la provincia)  Delfina, Raúl Antonio y JoséGregorio que se criaron en la casa paterna de la calle Bolivia entre el Pasaje García y la calle Balcarce, altura Avda. Juan B. Justo al 1300, en el barrio de Villa 9 de Julio de la capital tucumana. A la primaria la realizó enla EscuelaUrquiza, luego enla Juan Martín de Güemes y terminó enla Escuela Presidente Roca (25 de Mayo y Avda. Sarmiento), hoy Complejo Ledesma. Mientras que la secundaria hasta el segundo año lo cursó enla EscuelaFábricaNº 34 (hoy Escuela Técnica).

Comenzó jugando al fútbol a los 10 años en el equipo infantil de Sorocabana en los Torneos  de Baby Fútbol de microbios que se jugaba en el Solar de los Deportes. A los 15 años en 1949, defendió el arco del Club Norberto Gómez, en el Campeonato Infantil Evita, perdiendo en la final de la zona Capital, con el Club San Martín por 3 a 1, equipo este que perdiera la final nacional con Arsenal de Sarandí.

 

20190207Atletico campen 1960

 

“Ese mismo año firmé para Sportivo Guzmán, me llevó José “Pepe” Cassará, el encargado de las divisiones inferiores y quien había fundado el Club Norberto Gómez. Mi pasó por Sportivo fue lo mejor de mi vida. Allí grité los triunfos, me alegré, me entristecí, por Sportivo sufrí y aprendí a ser arquero”, cuenta “Goyo”.

En el fortín de Villa 9 de Julio empezó en la sexta división como arquero pero un accidente de trabajo le produce una lección en su mano y deja de jugar. Su fanatismo por el club era tal que iba a ver los partidos tanto los sábados de las inferiores como los domingos al equipo superior. Un sábado faltan delanteros en el equipo de quinta división y el técnico Ramón “Loco” Palacios lo hace ingresar de número 9 contra Central Córdoba. En esa delantera jugaban Frau, Perea, Carrizo y “Monada” Monachesi, quienes tiempo después fueran ídolos del fútbol tucumano.

“Desde ese momento tuve una nueva y gran experiencia en mi carrera, jugué en todos los puestos de adelante y un día lo hice en primera contra Nuñorco ganando 11 a 2 con el último gol mío. En 1955 jugando en cuarta división contra Unión Cerveceros se lesiona nuestro arquero Norniella y yo fui a cubrir el puesto. De allí en más siempre en el arco, gracias a Eduardo Larrosa que me enseño todos los secretos del puesto. El día que me puso en primera ese mismo año lo trataron de loco, porque mi físico era muy pequeño”, relata García.

Sportivo Guzmán se perfilaba para ganar su primer título tucumano anual de primera división. García debuta contra Argentinos del Norte, en cancha de Central Córdoba, ganando los Julianos por 3 a 1. También vencen a los “decanos” por 3 a 2 para llegar al último partido y con solo empatar eran campeones, pero caen derrotados por 1 a 0 con San Martín.

Enseguida Gregorio García integra la selección tucumana donde tiene resonantes actuaciones con triunfos sobre los equipos de la AFA como Racing (3 a 1), Boca Juniors (1 a 0) y Platense (3 a 0) y en los Campeonatos Argentinos de selecciones. En 1957 parte con Manuel Iñigo a probar suerte en Buenos Aires. “Iñigo  a Bánfield y yo a Quilmes. Corrimos bien la ´liebre´ junto con el ´Mocho´ ese año en Buenos Aires” recuerda risueñamente “Goyo”, quien al año siguiente regresó a Sportivo.

Se destacó en varios equipos que participaban en los famosos Torneos Veraniegos que se organizaban en Tucumán durante el receso del fútbol oficial, como: Torrente Fútbol Club, La Barra de la Esquina, Unión Bolivia y el glorioso Camandona.

 

20190207 26 - Gregori

 

En junio de 1959 Atlético Tucumán compra el pase de García a Sportivo Guzmán, que con gran dolor deja el club de sus amores.

“Con los decanos logré una de las mayores satisfacciones como futbolista y con un hermoso grupo de muchachos conseguimos para el fútbol tucumano el título de Campeones Argentinos en una gran final en la Ciudad de Tres Arroyos. Fue una maratón de partidos, ganamos en San Juan, luego a Independiente de Mendoza por 1 a 0. De allí a Bahía Blanca para ganarle a Olimpo por 1 a 0 e inmediatamente viajar a Tres Arroyos y luego de empatar con ´Los Copetones´ de Quequén (1 a 1) ganarle por 5 penales a tres. Y todo este viaje en 10 días lo hacíamos en ómnibus”, recuerda Gregorio, para seguir detallando: “Ese equipo fue vendido casi en su totalidad a equipos de la primera división de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Gutiérrez, Muñoz y Albrecht a Estudiantes de La Plata. Amaya a Ñuls Oll ‘Boys de Rosario. Canceco y Tejerina a Argentinos Juniors. Ayunta a Lanús, Castillo a Tigre y yo a Quilmes. Graneros rechazó cualquier oferta y Hugo Ginel no aceptó ir a River Plate”.

Entre 1960 y 1964 José Gregorio García jugo en la primera división del Club Quilmes junto a figuras como Carreño, Elías y Figueroa. En 1965 juega para Nueva Chicago, en 1966 en Tigre y en 1967 en El Porvenir. Afincado definitivamente en Quilmes junto a su esposa Estela Aydeé Argañaraz y sus cuatro hijos Mariel Andrea, Hebe María, Gregorio Gerardo y Estela Noemí, deja de jugar al fútbol en 1968 al ingresar a trabajar en la planta automotriz de SAFRAR, fabricantes de los autos Peugeot en nuestro país.

Este gran jugador y extraordinaria persona deja una reflexión para todos los jóvenes que quieren jugar al fútbol profesionalmente: “No todo lo que brilla es oro”.

Fuente: Libro “100 Ídolos Tucumanos” de Víctor F. Lupo

Editorial Corregidor

Capítulo 26 – Página 126

Enero de 2019

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

 

 

 

 
1978 – 8 de Enero – 2019. A 41 AÑOS DE UN SECUESTRO: Miguel Benancio Sánchez / El Atleta Poeta – Emblema de la Memoria, Verdad y Justicia (Del Libro “100 Ídolos Tucumanos”)

PDFImprimirE-mail

 

 

20190114Foto  1

“El atleta tucumano desaparecido Miguel Sánchez junto a la tenista rosarina Mary Terán de Weiss son hoy íconos de la lucha por la Memoria, Verdad y Justicia en el ámbito deportivo de nuestro país”reflexiona la senadora nacional chaqueña e integrante del Movimiento Social del Deporte (MSD) María Inés Pilatti Vergara, autora del proyecto que se convirtió en LEY el 17 de setiembre del 2014, donde se recuerda el 8 de enero como “Día Nacional de la Memoria en el Deporte” en honor al atleta tucumano desaparecido.

Miguel Benancio Sáncheznació un 6 de Noviembre de 1952, en la calle principal del "Barrio Las Moras" de la ciudad de Bella Vista, Departamento Leales. La calle es ancha y en sus veredas frente a cada casa y de ambos lados, aún se conservan, esbeltas, muchas de esas moreras plantadas a principios del siglo pasado, de allí la denominación del barrio.

Esta Ciudad que nació con el nombre de Los Tres Vajos, tomó el actual, cuando se instaló el ingenio azucarero Bella Vista, la principal fuente de trabajo de sus pobladores. Allí nacieron dos Gobernadores de la Democracia, los peronistas Fernando Pedro Riera y Amado Juri. Es la ciudad cabecera del Departamento Leales ubicada en la zona llana de la provincia cercana al río Colorado. Esta zona es una llanura fértil apta para numerosos cultivos, aunque predomina el de la caña de azúcar.

 

Las casas del barrio fueron construidas por el ingenio para sus empleados. Como Arturo Benancio, su padre, trabajaba en el Área de Mantenimiento Eléctrico de la planta fabril recibió una. Aún hoy muchas de estas casas conservan su estilo original, entre ellas la que nació Miguel. Don Arturo Benancio Sánchez casado con Cecilia del Carmen Santillán tuvieron diez hijos allí. Mónica, la mayor, Arturo Bíterman (actualmente vive en Berazategui), Olga Nelly, Luis Horacio, Clara Estela, Elvira del Carmen (vive en la casa dónde fue secuestrado en Villa España, Berazategui), Héctor Carlos (vive en la casa paterna, actualmente la calle se llama 9 de Julio y la casa tiene el número 103), Ramón Roberto (vive en Bs. As.), Antonio Eduardo (vive en la ciudad de Tucumán) y Miguel Benancio.

 

Miguel, en su niñez, cursó sus estudios primarios en la Escuela del Ingenio “Presidente Roque Sáenz Peña” y de aquellos años, todavía algunos compañeros recuerdan cuando con la pelota ya mostraba sus habilidades.

 

Jugaba al fútbol en un equipo formado por un señor de apellido Gallardo, quién preparaba a los chicos, a raíz de esto, le llamaban el Club Gallardo.

 

Durante su paso por el Colegio San José dónde cursó sus estudios secundarios, le tocó participar en las primeras situaciones de conflicto que comenzaba a vivir la provincia.

El cierre de Ingenios Tucumanos, ordenado por el Ministro de Economía Adalbert Krigger Vassena (1966/69), dio inicio a una larga lucha por mantenerlos funcionando. La FOTIA (el sindicato de trabajadores del azúcar) encabezado por su secretario general, Atilio Santillán organizó entonces un Plan de Lucha Azucarera Nacional, que contemplaba la organización de ollas populares y concentraciones en las distintas ciudades de la provincia.

Los alumnos del Colegio San José, entre ellos Miguel, junto a sus padres y con el Director Padre Francisco Albornoz a la cabeza, acompañaron la lucha para que no se cierre el ingenio Bella Vista, como ya lo habían realizado con otros. (La Dictadura militar dirigida por el General Juan Carlos Onganía ya había cerrado 5 ingenios y luego llegó a los 14, produciendo un éxodo de la población rural dedicada a la producción de caña de azúcar, se calcula que casi 300.000 tucumanos (casi un tercio de la población) abandonaron su suelo natal). Hilda Guerrero, esposa de un desocupado del Ingenio Santa Lucía y madre de cuatro hijos, era una de las mujeres que organizaban las ollas populares.

 

El 12 de enero de 1967 la FOTIA convoca a todos los afiliados a concentrarse en el ingenio Bella Vista y aunque la policía corta todas las rutas provinciales, los obreros de los ingenios de San Pablo, San José, Amalia y Santa Lucía acompañados de sus mujeres e hijos llegan caminando por entre los cañaverales de la provincia para realizar la protesta.

 

Poco antes de las 17, hora en que debía iniciarse el mitin, la policía detuvo a varias personas como gesto intimidatorio. Minutos después comenzó una violenta refriega. Intervino la Guardia de Infantería y los activistas del sindicato del ingenio San José lanzaron bombas incendiarias contra ellos. La policía disparó, entonces, contra la multitud integrada en su mayoría por mujeres y niños. En el desbande quedó el cuerpo muerto de Hilda Guerrero de Molina. Este acontecimiento marcó a fuego a toda una generación que luego intensificó su lucha por el regreso definitivo a la Patria del General Perón, hecho ocurrido el 17 de noviembre de 1972. El joven Miguel Benancio Sánchez fue uno de ellos.

 

Cuando terminó sus estudios secundarios, Miguel trabajó junto a su hermano Antonio Eduardo en un negocio ubicado adentro del Mercado del Norte en la Capital tucumana, que se llamaba "Granjera Tucumana" y jugaba con sus compañeros a ver quién de ellos atendía mejor a los clientes. “Tomaron tan en serio esta competencia, que una vez, para que dejen de discutir entre sus compañeros, durante un asado que se hacía después de trabajar, otro de los muchachos consiguió un par de guantes de boxeo con los que hicieron un round para dirimir las diferencias. Pero siempre con la sana intención de competir”, nos cuenta su primo Félix Carrizo, quien participa junto a su familia en todas las carreras que se realizan en Tucumán en homenaje a Miguel.

 

20190114Foto 2 Miguel corriendo

SUS AÑOS EN BUENOS AIRES

 

Decidió ir a vivir en Buenos Aires, como tantos otros comprovincianos,  emprender ese camino para poder cambiar su destino. Vivía con su madre y su hermana Elvira en la calle San Martín 176 de Villa España, partido de Berazategui.

 

Entró a trabajar como empleado de maestranza en el Banco Provincia de Buenos Aires en la Capital Federal y luego de un fugaz paso por las divisiones inferiores en el fútbol del Club Gimnasia y Esgrima de La Plata, se dedicó de lleno a correr carreras de calle. Allí se federó para el club Independiente bajo las órdenes del gran “Maestro” Osvaldo Suárez.

“El atletismo le daba vueltas por la cabeza todo el tiempo, era su locura, se cuidaba mucho con las comidas y devoraba miel y verduras con el mismo entusiasmo con el que expulsaba las frituras de su dieta. No fumaba y tampoco le gustaba que el olor del tabaco le anduviera cerca. Como contrapartida, educaba su condición de atleta con la voluntad que merecen las cosas a las que se ama. O se levantaba a las 6 de la mañana para ir a correr al campo de golf de Ranelagh, o se llevaba el bolso para ir a Villa Domínico a entrenarse con sus compañeros cuando salía del trabajo. No faltaba un sólo día al entrenamiento y esa tenacidad lo inspiró a participar en la tradicional carrera de San Silvestre, que se realiza cada 31 de diciembre en la ciudad de San Pablo, Brasil. Participó en las pruebas de los años, 1975/76 y 1977”, expresa su hermana Elvira, directora de una escuela de adolescentes y adultos de Berazategui.

Osvaldo Suárez su entrenador cuenta que “a Miguel lo llamaban -El Tucu- y se entrenó conmigo durante tres años en Villa Domínico y a veces en Parque Chacabuco. Era un chico excelente, muy educado y además se caracterizaba porque cuando viajábamos a otras provincias a competir siempre estaba escribiendo. Es lo que más recuerdo de él”.

El ex compañero de muchos entrenamientos y pruebas, actual entrenador Manuel Bazán residente en Florencio Varela, recuerda a Miguel de la siguiente manera: “Con Miguel teníamos mucha afinidad por ser compañeros de entrenamiento y de ideología. Luego de finalizar los entrenamientos hablábamos mucho sobre lo que escribíaSus sensaciones sobre los entrenamientos y los recorridos que hacíamos, el placer de competir en los distintos lugares y el dejar todo sobre la pista o la calle donde se realizará la competencia. Él buscaba la belleza en el paisaje que para otros solía ser agreste hasta monótono, pero buscaba esa belleza oculta para el común de la gente. Leía sus cuentos y sus versos y me pedía la opinión, que se la daba con placer. Entre la gente del atletismo hay personas de mucho valor que cuando uno las descubre se siente reconfortado espiritualmente, otros con valores muy interesantes que el deporte ha formado y los mantienen, porque el deporte es una contención del alma y del espíritu”.

“En una de esas tardes, recuerdo que al estar sentados en la escalera de la caldera del Parque Dominico en Avellaneda (que en un tiempo en los ’50, se llamó “Parque de los Derechos del Trabajador”), estábamos viendo lanzar al <el Nene Discursi> que decían que era un loco, puede ser que haya sido así, pero tenía un corazón bueno. En un momento este deja sus lanzamientos y se nos acerca y dirigiéndose al él le solicita le muestre lo que comentábamos que escribía. Todavía hoy me suenan sus palabras al leer algunas de las cositas que había escrito el Tucu”. Miguel… usted es un genio¡¡¡ fue su expresión con los ojos bien abiertos. Así le dijo el Nene y nosotros festejamos su ocurrencia tan común en él” finaliza diciéndonos Bazán.

Miguel participó en varias pruebas en distintas provincias y también volvió a correr en su terruño natal. En 1975 ganó la prueba “Batalla Campo de las Carreras” organizada por el Club Pro Adelanto Ciudadela, con el auspicio de la Dirección de Deportes de la Municipalidad, comandado por Carlos Edgardo Carrizo, Allí en la prueba disputada por las calles del barrio de la Ciudadela, Miguel ganó con un tiempo de 44’ 55” 2/10 aventajando a Rómulo Carrizo, Blas Sánchez, Antonio Cuellar, Arturo Argañaráz, Marcelo Bessoro, el veterano Andrés Guaymás, Mario Andrada, Jorge Díaz y Ángel Fernández. El Intendente de la Ciudad de San Miguel de Tucumán, Sr. Carlos María Torres acompañado del periodista Luis Rey. le entregó la Copa. También ese año corrió la prueba “Día de la Independencia” y repitió el logro en 1976.

Miguel como miles de jóvenes en esa época militaba especialmente con trabajo social en la Unidad Básica de la Juventud Peronista de su barrio. Beto Díaz (funcionario de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires), amigo y compañero de Miguel, contó su militancia peronista junto a él: “Nos reuníamos en Villa España con un grupo de la Juventud Peronista y desde allí realizábamos acciones de militancia para el barrio. Íbamos a todas las concentraciones. Miguel era muy apasionado del peronismo y de lo que realizábamos. Era un pibe bárbaro el <Tucu>. Cuando murió Perón, el 1° de julio de 1974, los dos fuimos juntos al velatorio en el Congreso Nacional. Luego de hacer más de 24 horas de cola pudimos ingresar y quedé impactado como Miguel lloraba desconsoladamente ante nuestro líder sin querer retirarse del cajón, por lo que tuvimos que sacarlo de allí".

20190114Foto 3 Los her

SU DESAPARICIÓN

 

En 1978, año que conmovió al país por la realización del mundial de fútbol, Miguel Benancio Sánchez era un atleta de 25 años, para quien lo más importante en su vida era el deporte. En los tiempos oscuros de esa última dictadura militar fue muy difícil ejercer la vocación política, pero éste igualmente lo hacía en donde podía demostrando su coraje y vocación militante.

         Fue a participar en el tradicional maratón de San Silvestre (el último día del año en 1977 corrió, le mandó una postal a su familia y se trasladó a Punta del Este para tomar parte en otra competición. El periódico Gazeta de San Pablo publicó ese mismo día un poema de su autoría denominado “Para vos, atleta”).

 

Volvió a la Argentina el 6 de enero  y a los dos días de regresar fue secuestrado en la madrugada del 8 de enero de 1978, por un grupo paramilitar en una redada que incluyó a varios jóvenes que habían militado con él en la unidad básica. Nunca más apareció. Miguel ingresó como otras treinta mil personas (varios deportistas federados) dentro de la categoría de desaparecido.

 

Yo no estaba, pero estaba mi madre. Vinieron entre seis y ochos tipos presentándose como un comando militar, sin credenciales, y preguntaron por Miguel Ángel. Era extraño porque el nombre de mi hermano es Miguel Benancio (así con B larga). En el paredón se colocaron dos con ametralladoras y el resto empezó a revolver todo, buscando información con tanta violencia que hasta tiraron una biblioteca entera al piso. El perro se asustó tanto que no ladró por dos años. A Miguel le indicaron que se pusiera el equipo de gimnasia que estaba en una silla y se lo llevaron. Pidió darle un beso a mi mamá (ella falleció en 1992 esperando el regreso de su hijo) antes de irse, pero no lo dejaron. También se llevaron su agenda” cuenta Elvira, su hermana.

 

El único testimonio que conoce la familia Sánchez sobre la suerte de Miguel luego de su secuestro, proviene del relato de un detenido (Javier Casaretto) en El Vesubio (centro de detención y torturas que estaba cerca de la autopista Ricchieri). "El contó que ahí estuvo un deportista destrozado que había vuelto de Brasil. Imagino que se trataba de Miguel".

 

"Sánchez -contó Casaretto (quien recientemente declaró como testigo en los juicios de lesa humanidad)- protestaba diciendo que él venía de representar deportivamente al país. Aún encapuchado les gritaba a los carceleros."

 

LA RECUPERACIÓN DE SU HISTORIA

 

La historia sobre Miguel Sánchez  fue impulsada por una investigación de los periodistas argentinos Ariel Scher y Víctor Pochat, publicada en el diario Clarín el sábado 10 de enero de 1998. Allí en la nota cuentan la entrevista que hicieron a su hermana Elvira, que por primera vez, veinte años después, comentaban a la prensa lo sucedido.

 

Esta historia fue recogida por Valerio Piccioni, un periodista italiano de la Gazzetta dello Sport, y difundida en ese prestigioso periódico. Piccioni que también corría, por su propia iniciativa organizó en Roma el 8 de enero del 2000, una prueba a la que llamó “La Corsa di Miguel” (La Carrera de Miguel), con 400 participantes y nunca más dejo de hacerla. En los últimos años le agregó una prueba que la llama de los “Miguelitos”, con niños de corta edad y siempre con la presencia de Elvira Sánchez. Ella opina sobre su hermano así: "Amaba la vida, tenía muchos amigos, quería a su familia. Su pasión era escribir poesía y contar sus vivencias. Era alegre, sensible, solidario, inquieto. Las veces que pienso en él releo su poesía que refleja como era él. Y lo admiro cada vez más porque al venir a Buenos Aires él solo se forjó su porvenir. Correr es el mejor homenaje que se le puede hacer porque amaba el atletismo".

Valerio Piccioni quien investigó como nadie la vida del atleta peronista dice en un documental: “Tenía coraje cuando hablar era la cosa más peligrosa del mundo. Segundo Correa, un amigo tucumano que conoció a Miguel entrenando en el Parque Chacabuco, en Buenos Aires, dijo una vez: «No es peligroso el hombre que piensa, sino el que con su pensamiento llega a los otros». Y Miguel se interesaba en los otros, creía que toda persona tiene algo que enseñarte. Y ese es el sentido más profundo del deporte. Lo admiro".

 

          El domingo 11 de marzo de 2001, en Buenos Aires, se corrió por primera vez “La Carrera de Miguel”, en sus dos alternativas de 5 y 9 Km., con largada y llegada en el CENARD, organizada por la Secretaría de Deportes de la Nación, a cargo de Marcelo Garraffo y los deportistas del país pudieron rendirle así su merecido homenaje. Luego, la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires tomó a esta prueba para su organización. También con la misma forma se homenajea al atleta tucumano en las ciudades argentinas de Santa Teresa y la capital de Santa Fe, en las localidades bonaerenses de Berazategui, Quilmes, Mar del Plata, Vedia (Partido de Leandro Alem) y Necochea; en Bariloche (Río Negro), Resistencia (Chaco) y Puerto Madryn (Chubut). En nuestra provincia se corre desde el año 2005 por iniciativa e impulso del dirigente de la CTA, Salvador Agliano, respaldado por sus compañeros del Movimiento Social del Deporte. Las pruebas se realizaron en San Miguel de Tucumán (solo dos veces se realizó en su ciudad natal, Bella Vista). Al finalizar una de esas carreras en su tierra natal, Carlos, el hermano de Miguel, junto a su familia invitó a quien escribe este libro y amigos, a la casa paterna donde vive actualmente a comer unas empanadas. Entre ellos estaba el cantautor tucumano Mario Cabrera, quien cantó a los familiares de Sánchez algunas de sus reconocidas canciones.

También ya se disputan estas pruebas en Cuba, España y Brasil. A casi todas estas pruebas asiste como invitada especial Elvira, quien concurre y participa de todo homenaje por su hermano menor. Cada año se multiplican los reconocimientos a un deportista que ya se transformó en símbolo de la memoria en nuestro país y en el mundo.

 

Previo al 24 de marzo del 2013 (Día de la Memoria) la calle del CENARD (Crisólogo Larralde) en su primera cuadra fue rebautizada con su nombre por una ley de la legislatura porteña ante un proyecto de la diputadaDelia Bisutti.

 

En su ciudad de Bella Vista, hay actualmente hay un Complejo Deportivo que se llama Miguel B. Sánchez. También ya se realizaron varios documentales en su memoria.

“Por medio de la Memoria, Verdad y Justicia, Miguel (atleta que desprecias la guerra y ansías la paz) sigue corriendo con cada argentino que tiene la voluntad de luchar por un mundo más justo”, explicanlos organizadores de las pruebas. Además sirve para que los más jóvenes se enteren lo que sucedió a nuestro país aquel 24 de marzo de 1976, cuando las Fuerzas Armadas (acompañados de civiles de distintas agrupaciones políticas) con el poder de las armas que el Pueblo les entregó para su defensa, derrotaron a un gobierno constitucional y democrático, para instalar una Dictadura Cívico-Militar sumiendo al país en la noche más trágica de su historia. El verdadero objetivo es tener conciencia del “NUNCA MÁS”.

LA CORRIDA DE SAN MIGUEL DE TUCUMAN

Por Manuel Bazán

 

Corría el año 1976 y el 9 de Julio, día de nuestra Independencia Nacional ya había pasado, pero no por eso se tenía que evitar de conmemorar esa gesta tan histórica y el atletismo tucumano entonces en setiembre realiza la prueba “DIA DE LA INDEPENDENCIA” con atletas de todo el país. La carrera, con el programa La Oral Deportiva dirigida por José María Muñoz, envía a su periodista especializado en deportes amateur Julio Gonzalo Pertierra para trasmitirla a todo el país por Radio Rivadavia.

 

Ya en esa época nuestro compañero de entrenamiento Trevín (el perro Pluto, así lo apodábamos) se había exiliado fuera del país y otros aparecían esporádicamente por cierto temor. Hechos de sangre bañaban la tierra tucumana. La fecha de Julio se fue postergando y se llegó a organizar para el mes de Setiembre.

 

El maestro Osvaldo Suárez  fue el encargado de convocar a los atletas de Buenos Aires para ese viaje épico si se puede decir. Lo hicimos en el tren Estrella del Norte, que salía a la tarde desde la Estación Retiro y llegaba al otro día a la mañana a Tucumán, por supuesto que llegó atrasado. La delegación estaba conformada por atletas de la FAM (Federación Atlética Metropolitana) entre ellos estaban Queipul, Ponce Villalba, Menéndez, Páez, Pérez entre los que recuerdo y otros más. El más motivado era Miguel, quería volver a su provincia como el atleta que había progresado y con sus sueños de coronarse triunfador en su provincia,

 

Al llegar a San Miguel de Tucumán (día sábado) nos estaban esperando para llevarnos al hotel donde nos alojaríamos. A nosotros nos tocó uno que estaba en el centro, en la calle Crisóstomo Álvarez muy cerca de la plaza. Miguel no se quedó con nosotros a pesar que le pedíamos que se quedara, la excusa era comprensible, quería ir a su casa a ver a la familia y lo habían venido a buscar y fue recibido como un ídolo y él se portó como tal. Parecía una estrella de cine, pero no, era mi amigo el Tucu, que lindo tipo, nos divertíamos con sus salidas ocurrentes, cuidaba su imagen, no dejaba nada al azar se fijaba en cada detalle de su personalidad.

 

A la noche algunos nos fuimos a dormir y otros se fueron a recorrer la ciudad. En la mañana del domingo desayunamos y salimos hacer algunas compras, recorrimos la Casa de Tucumán donde se firmó nuestra Independencia. Volvimos al hotel, guardamos las cosas y nos preparamos para ir a almorzar para luego descansar porque corríamos a las 19 horas. Éramos como 20 atletas que salimos en busca de ese lugar donde nos esperaban para almorzar, comimos unas comidas típicas, bastante picantes y al salir vaya que sorpresa nos esperaba. Entre bromas y risas (como cualquier grupo de jóvenes) entre nosotros sin molestar a nadie recorríamos las pocas cuadras hasta el hotel, cuando cerca de la “Casa Histórica” (como la llaman los tucumanos) estábamos rodeados entre camiones y camionetas de la policía. Todos con las manos arriba contra la pared, pero como no habíamos hecho nada no nos preocupaba demasiado. Pese a nuestras explicaciones que no éramos de Tucumán y que habíamos venido a correr a la tarde en la prueba atlética nos subieron a las camionetas y nos llevaron a la comisaría. ¡Cómo podía ser que la policía ignorara la Carrera que iba a suceder en la capital de Tucumán, a tan pocas cuadras y con salida por la radio a nivel nacional!

 

El más grande de nosotros era Alberto Páez un viejo militante que fue quien llevó la voz cantante de todos nosotros y el más nervioso también porque nos pateaban los tobillos y nos decían: ¿Así que ustedes son atletas?. Nosotros veníamos a correr  y lo que más cuidábamos eran los pies. Páez pidió que llamaran a Osvaldo Suárez y el pobre Osvaldo allá tuvo que ir una vez más a poner la cara por nosotros.

 

Eran las 18 horas y nosotros estábamos presos y la carrera se hacía a las 19 horas, mientras mas se acercaba la hora peor estábamos, no nos creían, pero el Maestro logró el objetivo y nos soltaron sobre la hora de la carrera. A Ramón Barrios y Alberto Páez los iban a dejar detenidos y eso ya se ponía feo pero al final el comisario accedió y los soltó. Cuando llega Miguel le contamos lo que ocurrió y se sintió mal porque era en su provincia y el le había hecho mucha propaganda diciendo de la bondad de su pueblo y se encontraba con esta situación, que creo que lo afectó mucho porque su performance no fue la deseada por él.

 

Largamos desde el frente de la Casa de Tucumán y fuimos por un parque (9 de Julio) hasta la terminal de micros para doblar luego hacia la izquierda y llegar a un barrio de casas bajas y pocas luces, recuerdo. Miguel se esforzó todo lo que pudo pero no logró el objetivo esperado por él, la carrera la ganó Héctor Córdoba, tucumano él, en un tiempo de 35 min 41 seg., y mientras se hacían la entrega de premios Pertierra, arriba de una camioneta nos hacia las notas que aprovechábamos para agradecer y mandarlos saludos a nuestras familias,

 

Al regreso Miguel se deshizo en disculpas, donde él no tenía ninguna responsabilidad pero se sentía dolido por la situación que habíamos pasado, de esa manera mostraba una vez más la personalidad del querido “Tucu” Miguel Sánchez, querido amigo y compañero siempre estarás en la memoria de quienes te conocimos y disfrutamos de tu amistad. Que Dios te tenga en la gloria.

 

“Para vos Atleta”

Poesía de Miguel B. Sánchez

Para vos atleta

para vos que sabés del frío, de calor,

de triunfos y derrotas

para vos que tenés el cuerpo sano

el alma ancha y el corazón grande.

Para vos que tenés muchos amigos

muchos anhelos

la alegría adulta y la sonrisa de los niños.

Para vos que no sabés de hielos ni de soles

de lluvia ni rencores.

Para vos, atleta

que recorriste pueblos y ciudades

uniendo Estados con tu andar

Para vos, atleta

que desprecias la guerra y ansías la paz.

Fuente: Libro “100 Ídolos Tucumanos” de Víctor F. Lupo

Editorial Corregidor

Capítulo 67- Página 337

Enero 2019.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

 

 

 

 

 

 

 
 
16/12/89: Fallece el artífice de su propio destino de leyenda – mito – ídolo, OSCAR ALFREDO GÁLVEZ

PDFImprimirE-mail

 

 

20181219Los hermanos Juan y Oscar Galvez

 

Fue el primer automovilista argentino que logró vencer a los europeos con los autos que luego serían los iniciadores de la Fórmula 1 Internacional. Esto ocurrió una tarde del domingo 6 de febrero de 1949, bajo una lluvia torrencial y ante una multitud que había concurrido al circuito de Palermo, en el Parque Tres de Febrero de la ciudad de Buenos Aires. Allí con su Alfa Romeo 3800, Oscar Alfredo Gálvez dejó atrás a los italianos Alberto Ascari (había ganado ocho días antes en el mismo circuito), Giuseppe Farina (primer campeón del mundo de F1) y Luigi Villoresi, entre otros.

Gálvez, el “Aguilucho” o el “Tito” para los hinchas del automovilismo, había nacido en el barrio porteño de Caballito, el 17 de agosto de 1913 y siendo aún un adolescente ya trabajaba en el taller mecánico de su padre, en Av. San Martín y Galicia del barrio de La Paternal, a la vez que, los fines de semana, realizaba “changas” cuidando un garaje de la calle Añasco, para juntar unos pesos y comprar su primer automóvil.

A los 16 años adquirió un Ford T modelo 1927, con el cual comenzó a participar en las picadas que los “tuercas porteños” realizaban en las calles de Palermo.

En 1937, año en que cayó detenido una leyenda del delito argentino como fue “el Pibe Cabeza”, el director de Vialidad Nacional, Justiniano Allende Posse, autorizaba la realización del “Primer Gran Premio Argentino de Turismo Carretera” (TC), por las rutas de nuestro país a realizarse entre el 5 y el 15 de agosto. Hasta entonces estaban prohibidas las carreras por las rutas argentinas, sólo podían realizarse Grandes Premios Internacionales.

La bandera de largada la bajó el Presidente de la Nación, general Agustín P. Justo, al auto Nº 1 conducido por el neuquino Arturo Krause, que dio comienzo a la primera etapa entre Buenos Aires y Santa Fe. Con la llegada a esta ciudad, aparecía la primera sorpresa. Un “desconocido” para los habitué del TC, ocupaba  el segundo lugar al comando de un Ford convertible con el Nº 58. Allí nacía la leyenda de Oscar Gálvez, uno de los más queridos corredores de esta pasión argentina que es el TC. Acompañado por Horacio Mariscal había logrado un nuevo récord desde Buenos Aires hasta Rosario con 3 hs. 1’ 01’.

Oscar el grande

Durante 1939, el año de los tres Grandes Premios de Turismo Carretera, Gálvez ganó en dos de ellos con su Ford Nº 23. El primero, el accidentado “Gran Premio Argentino”  que, luego de recorrer 1.379 Km., fue finalizado abruptamente el 20 de octubre, en la ciudad de Concordia (Entre Ríos) por las lluvias y lo intransitable de los caminos.

Y además, el Gran Premio Extraordinario, empleando para recorrer los 4.429,800 Km. de las siete etapas, 44 hs. 44’ 46’’, a un promedio de 98,999 Km. por hora, dando comienzo así a los grandes duelos con el Chevrolet (“Chivo”) de Juan Manuel Fangio.

En el filme “Fangio, el demonio de las pistas” (1950) de Román Viñoly Barreto, se deja insinuado, este duelo particular entre los considerados por la opinión pública, como los dos más grandes del automovilismo nacional.

En 1947, Gálvez logra el primer título de campeón de Turismo de Carretera, que luego repetiría en 1948, 1953, 1954 y 1961, obteniendo además seis subcampeonatos.

En la noche del 19 de octubre de 1948, es uno de los tripulantes de los 138 coches (de los 141 inscriptos) que, en tres tandas, parten desde la sede del Automóvil Club Argentino rumbo a la ciudad de Caracas (Venezuela) participando del “Gran Premio de América del Sud, en una aventura de 9.575 Km. con 800 metros disputados en 14 etapas.

Cuenta José Froilán González (subcampeón del mundo de F1 en 1954) participante con el Chevrolet Nº 36 de esta travesía:”Esta carrera era  vieja una idea que, el Presidente de la Nación, general Juan D. Perón, tomó para hacerla realidad”. En una reunión les expresó a un grupo de corredores: “Ustedes, los deportistas, son los mejores embajadores de un país y nosotros los políticos tenemos la obligación de unir a los pueblos de América, por eso deben realizar este esfuerzo que, reconozco es casi sobrehumano”.

Y fiel a su pensamiento Perón en lo político fue el impulsor unos años después del reconocido “ABC”, dejado en el olvido, luego de la “Libertadora” del 1955 y la muerte del brasileño Getulio Vargas. El “ABC”, es el antecedente más inmediato del Mercosur.

El “Aguilucho” Gálvez se adjudicó brillantemente siete etapas de esta prueba, su hermano Juan cinco, Fangio una y la última fue para Víctor García, pero la carrera la ganó Domingo “Toscanito” Marimón. Aunque Gálvez, por tiempo, había superado por 13 minutos a Marimón a la llegada en Caracas, las autoridades de la prueba (Miguel Álvarez, Ángel Ruiz, Juan Carlos Cuestas, Fulvio Pastor y Miguel González) descalificaron a “Tito” por llegar a la meta empujado por un auto particular “Buick último modelo”.

Esta descalificación llegó cuando ya Gálvez era paseado en andas por sus fanáticos (que lo declararon ganador moral), por lo que tardó varios minutos en enterarse.

Varios de los jueces no habían notado esta irregularidad de Gálvez, porque la “línea de llegada” estaba invadida por el público venezolano. Había unas 200.000 personas, convocadas por los “los nuevos héroes de América”.

Entre 1937 y 1964, año de su retiro, el “Aguilucho” corrió 169 carreras en el país y una en el exterior, venciendo en 43 oportunidades, en distintas categorías.

Ganó los Grandes Premios de TC en 1939 (2 oportunidades), 1947, 1948, 1954, 1960 y 1961. También compitió en pista, siendo campeón en 1947 y 1948 y en 1949 de la categoría Autos Especiales. Admirador de Henry Ford, reconocía “Papá me enseño todo. Hasta levantarme temprano y sentir amor por el trabajo”.

El 18 de enero de 1953 participó del “Primer Gran Premio de la República Argentina de Fórmula1”, disputado en el nuevo autódromo “17 de Octubre”, de la Ciudad de Buenos Aires, regresando de esta manera a la categoría a bordo de una Maserati, para arribar en el quinto lugar de la carrera, que ganó el italiano Alberto Ascari con una Ferrari. Después de esta prueba su antiguo adversario de las rutas Juan Manuel Fangio declaró: “A Oscar le gustan más las rutas, porque sino sería uno de los grandes animadores de la Fórmula1”.

Se despidió del automovilismo a los 51 años, en la Vuelta de Junín en 1964 al comando de un Ford Falcón preparado por el ingeniero Alfredo Bascou.

El 19 de marzo de 1989 sus colegas y los aficionados le realizaron un homenaje con las viejas “cupecitas del Turismo Carretera recorriendo las calles de la Capital Federal hasta llegar al Autódromo, que desde ese día lleva su nombre, ante una multitud que se acercó a despedir simbólicamente al ídolo que durante décadas los había llenado de emociones.

Muy poco tiempo antes de su muerte había sido designado como “Ciudadano Ilustre de la Ciudad” por el Concejo Deliberante de Buenos Aires. El sábado 16 de diciembre luego de soportar un cáncer de páncreas, a los 76 años, dejaba de existir este fenómeno del automovilismo nacional.

Para aquellos que pretendieron defenestrarlo después de la “Revolución Libertadora” de 1955, por haber recibido de parte de Perón permisos para ingresar repuestos del exterior a cambio de la publicidad que en 1951 promocionó la fórmula “Perón – Evita”, transcribimos párrafos del artículo publicado en la revista “Mundo Amateur”, con fecha, enero de 1990, por el licenciado Alfredo Armando Aguirre:

Si como sostuvo Solthenitzyn, en la biografía de un hombre, se aprecian las huellas de su destino, Oscar fue el artífice de su propio destino de leyenda – mito – ídolo. El ámbito donde desplegó su personalidad extrovertidamente positiva fue el de los deportes mecánicos, y dentro de ellos, en la categoría de Turismo Carretera, a la que él contribuyó significativamente a convertir en un ingrediente del profundo nacionalismo cultural que, aún en medio de la penuria, sostiene el Pueblo Argentino. Esta suerte de leyenda – mito –ídolo, tuvo más de medio siglo para asentarse en la memoria colectiva. Oscar se sabía patrimonio del pueblo argentino y nunca quiso sectorizarse. No era un líder político sino un líder sociocultural. La parte sustancial de su vida deportiva coincidió con el momento más feliz que el Pueblo Argentino ha tenido en su azarosa historia: Junio de 1943 – Setiembre de 1955. Para las horas tristes posteriores a esa edad dorada, el Aguilucho atravesando raudamente los caminos de la Patria y prodigándose por doquier, fue como un bálsamo y una inyección de optimismo a la espera de tiempos mejores. La trayectoria de Oscar es el más acabado testimonio de que el deporte, cualquier deporte, es escuela de vida. Cuando en esas curvas y contra curvas, que al llegar a una estación ferroviaria de campaña, tienen los caminos de tierra que corren paralelos a las vías, cuando en esas curvas y contra curvas, el viento o algún vehículo levante una nube de polvo, seguro que de ella emergerá la Cupecita negra y blanca con Oscar al volante y su brazo saludando a su eterna hinchada".

Fuente: Libro “Historía Política del Deporte Argentino” de Víctor Lupo- Ed. Corregidor

Página 236- Capítulo XXVIII

15 Agosto de 2017

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

 

 

 

 

 

 
 
ALBERTO FASSORA: El primer goleador del profesionalismo

PDFImprimirE-mail

 

Cap 3 Alberto Fassora

Quien sería uno de los primeros grandes del fútbol tucumano y extraordinario goleador del fútbol profesional argentino, Alberto Fassora, nace el 1º de diciembre de 1909, en la ciudad Simoca, situada al sur este de la provincia. Llegó a la ciudad capital de Tucumán allá por el año 1927 para jugar en “los cuervos” de Central Norte en el barrio El Bosque. Pero enseguida pasó al “decano” del fútbol tucumano, Atlético Tucumán en cambio por el jugador Hernández. Rápidamente Fassora integra el seleccionado tucumano, para jugar en el Torneo Argentino y varios partidos amistosos frente a los clubes de Buenos Aires que llegaban de visita a Tucumán.

La tarde de un martes 15 de octubre de 1929 en nuestra ciudad, se enfrentaron el seleccionado de la Federación Tucumana y su similar de la rosarina en nada menos que la final del Torneo Argentino. Ganarían los santafesinos por 2 a 1 según se comenta, con mucha incidencia del árbitro José Bartolomé Macías, quien dirigiera aquel match. Fassora es uno de los más importante jugadores del campo de juego.

El equipo de Atlético Tucumán parte, ese mismo año, en una gira por distintos países de Latinoamérica. La delegación viaja el 12 de diciembre de 1929 y realizaría una travesía de 2 meses y 13 días que quedaría en la historia del club, ya que en ese viaje vencería a importantes equipos de Bolivia y del Perú, incluída la propia Selección Nacional de Perú, por 3 tantos a 1, con goles de Fassora en 2 ocasiones y José Rea. El "decano" jugó ese partido con: Victorio Cesarini; Enrique Carino, Bernardo Zavaleta, Juan Carlos Luna y Vicente "Vichi" Luna, Américo Delgado; Nazareno Luna y Luis Díaz; José Rea, Alberto Fassora y Manuel Cuestas.
A la vuelta de la gira Fassora pasaría inmediatamente al Club Argentinos Juniors de La Paternal, donde luego de una temporada recalaría en el gran Racing Club de Avellaneda, donde alcanzo su fama de gran goleador entre 1931 y 1933. En el Campeonato Argentino de 1929 que se jugó en la ciudad de Rosario, el tucumano fue el mejor jugador del Torneo, donde Tucumán perdió la final con el local.

El título Sudamericano 1929

Después de perder con Uruguay la final de los Juegos Olímpicos de Ámsterdam en 1928, la selección  Argentina se tomó revancha en la Copa América del año siguiente y logró su primer bicampeonato sudamericano, en una década del fútbol de marcado dominio rioplatense. Uruguay, que mantenía nueve jugadores campeones en Ámsterdam, era el último escollo en el paso arrollador del equipo "albiceleste" que jugaba de local y respaldado por unas 60.000 personas en la final.

La multitud que colmó el Gasómetro de Avenida La Plata fue testigo del desquite olímpico, porque Argentina ganó por  2 a 0 con mucha claridad, con tantos de Ferreira y Evaristo. Los protagonistas del campeonato fueron 21 jugadores y entre ellos había dos tucumanos que aún jugaban en la provincia. El plantel estaba integrado por: Juan Pablo Bartolucci (Huracán), Ángel Bossio (Talleres de Remedios de Escalada), Juan Bottaso (Argentino de Quilmes) y Pedro Chalú (Nacional de Rosario), Cherro (Boca Juniors), Alberto Chividini (Central Norte de Tucumán), Alberto Cuello (Tigre), Juan y Mario Evaristo (Sportivo Palermo), Alberto Fassora (Atlético Tucumán) y Ferreira (Estudiantes de La Plata), Rodolfo Orlandini (Sportivo Buenos Aires), Fernando Paternoster y Natalio Perinetti (Racing Club), Peucelle (Sportivo Buenos Aires), Edmundo Piaggio (Lanús) y Juan Antonio Rivarola (Colón de Santa Fe), Manuel Seoane (Independiente), Oscar Tarrío (San Lorenzo), Domingo Tarasconi (Boca Juniors) y Zumelzú (Sportivo Palermo). En este equipo Fassora fue incluido por clamor popular armado y reflejado por los diarios “Critica” y la “Jornada Deportiva”, pues en una primera selección lo habían dejado afuera del equipo. Y eso que este simoqueño aún jugaba en nuestra provincia y no era tan conocido en la gran metrópoli.

La dupla técnica era: Francisco Olázar y Juan José Tramutola. Fue el 4º título de Argentina en estos campeonatos, pues los tres anteriores se consiguieron en: 1921, en 1925 y  en 1927.

Cap. 3. 1934- Fassora - Conidares

El comienzo de la era del profesionalismo

En 1931 la Asociación Argentina de Football y la Asociación Amateur de Football deciden unificarse y crear la Liga Argentina de Football (en 1934 se renombraría a Asociación del Fútbol Argentino) decretando así el inicio del profesionalismo en el deporte más popular de los argentinos, el Fútbol.

Entre los nombres de jugadores que brillarían en los comienzos de esta nueva década figuran dos tucumanos, Alberto Fassora (Racing de Avellaneda) y Nazareno Luna. Tras su brillo en Atlético y en la Federación, ambos recalarían en clubes metropolitanos integrando luego la mismísima Selección Nacional Argentina.

La “Academia” en ese año realizó un regular campeonato finalizando en el 6to puesto con 43 puntos a 7 del puntero, Boca Juniors. Pero el conjunto de Avellaneda se dio el gusto de golear a su eterno rival del barrio, Independiente por 7 a 4 con goles de Del Giúdice (3), Mellone (2), Fassora y Devicenzi, estableciendo el récord de más goles entre dos equipos grandes -hasta hoy no ha sido batido-. Racing fue de los uno de los equipo más goleadores de dicho torneo, convirtiendo 82 goles teniendo como goleadores al tucumano y Alfredo Devicenzi, con 19 y 16 goles respectivamente. Alberto Fassora formaba parte de una delantera maravillosa junto a Alfredo DevincenziVicente Del Giúdice y Antonio Bugueyro, en donde haría historia al ser proclamado máximo artillero del Campeonato, nada menos que en el comienzo de la era del profesionalismo del fútbol argentino. También se dio el gusto de jugar con otros cracks de la época como Pereinetti y Ochoa.

En 1932el equipo realiza una muy buena campaña quedando a un punto de River Plate e Independiente. River ganó el desempate final por 3 a 0 y se clasificó campeón. En 1933, la Academia volvió a salir tercero, quedando a dos unidades del San Lorenzo que gritaba campeón por primera vez. Pero Racing, es uno de los pocos equipos que vence al Campeón San Lorenzo, por 4 a 0, con un gol de Conidares y los otros tres delsimoqueño Fassora.

Como cualquier muchachito bohemio de la época, junto a otro compañero decidieron viajar a Brasil y abandonar Racing. Se fueron a pasear por Brasil donde jugó allí en “Do América” un equipo chico de aquel fútbol. Sus buenas actuaciones lo llevaron enseguida al Fulmínense. Pero seguramente su nostalgia a la Patria lo haría regresar pronto. Al año siguiente regresó nuevamente para jugar un año más en la Academia. El tucumano tuvo un promedio de gol envidiable en Racing: 30 goles en 60 partidos. En 1936 pasó por Argentinos Juniors (un increíble equipo conformado por estrellas veteranas) paraya alejarse del deporte.

De ese fanatismo compartido por Racing, el mejor recuerdo para Fassora fue su gran amistad con el cantor de tangos, Francisco Fiorentino, que con el bandoneón de “Pichuco” Troilo interpretaba aquellos maravillosos versos de Francisco Pannigazzi y Domingo Preconna en el tango “Racing Club”.

Alberto Fassora regreso a vivir a Tucumán, donde falleció a mediados de los ‘80, seguramente escuchando aquella bella zamba que une a todos los tucumanos, “Al Jardín de la República” y tanto le recordaba a su tierra natal, Simoca.

Fuente: Libro “100 Ídolos Tucumanos” de Víctor F. Lupo

Capítulo 3 – Página 29

Editorial Corregidor

1º Diciembre 2013

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

 

 

 

 
 
14/11/1936 - RUBEN SOSA: Marqués, Académico y Tanguero

PDFImprimirE-mail

 

20181114ruben sosa

 

Contaba el “gran mariscal” Roberto Perfumo que guarda un recuerdo especial de Rubén Sosa, el "Marqués": Cuando Roberto era un muchachito en las inferiores de Racing, lo veía jugar en la primera y lo admiraba. Sosa era estrella en la Academia y en la Selección Nacional y junto con su exquisitez para jugar con la pelota al pie se destacó como uno de los grandes cabeceadores de la historia. Por eso, cuando Perfumo asomó a la primera, le quedó grabada la cordialidad de quien era una gran figura: "Nos trataba muy bien a los pibes, con mucho afecto. Y de cuando yo lo miraba de afuera a cuando lo tuve de compañero, me quedó grabada su imagen: llegaba al entrenamiento vestido de traje y corbata. ¡Nunca me lo voy a olvidar!"
El cantautor español Joan Manuel Serrat hablaría, tal vez, de la aristocracia del barrio, para definir ese señorío en la actitud, en la vestimenta incluso, que caracterizaban al "Marqués", como portador residual de una época en que la gente iba de traje y sombrero a la cancha de fútbol, al hipódromo, a la noche de boxeo en el Luna Park.
Un actor y creador argentino como Sergio Renán, tan famoso por su obra artística como por su condición de hincha académico, cuelga en su “paquete” departamento de la Recoleta dos retratos claramente pintados en el Renacimiento español. Cuando un galerista amigo le preguntó de qué personajes se trataba, él los descolgó con orgullo y los nombró: ”Este de la espada y el escudo de armas, que parece D'Artagnan, es el Marqués Sosa. Y este otro, con la capa, con este aire de cortesano de Velázquez, es el Conde Federico Sacchi”.
El amigo, crítico experto y curador avezado, asintió, sorprendido por su descubrimiento de la presencia en Buenos Aires de dos obras cuya memoria catalogadora ignoraba. Y se fue ignorando que le habían presentado el curioso cruce de los campos artístico y futbolero en el curioso modo de homenajear a sus ídolos que sintetizó Renán.
Si el cuadro de Sosa fuese colgado alguna vez en un imaginario cruce del Bellas Artes y la AFA, escribiríamos en el catálogo, al presentarlo: “Rubén Sosa. Figura emblemática del gran fútbol argentino, inolvidable en la delantera del Racing campeón de 1961, con Corbatta, Pizzuti, Mansilla, Sosa y Belén. Y en la complicada Selección argentina de su época, cuando se reunía en toques con Pando, Coco Rossi, o Sanfilippo, para revertir la malaria desatada en Suecia 58. Ya había sido campeón con Racing en 1958 y lo fue con la Selección en el Sudamericano de 1959”.
Fue un periodista controvertido, culpable, lleno de pecados, llamado Bernardo Neustadt, quien cuando dirigía la revista "Racing" en sus comienzos mediáticos lo bautizó "Marqués" con aguda eficacia.
Entre 1958 y 1964, Rubén jugó 151 partidos con 82 goles. Un montón. Fue el goleador de Racing en 1959, 1960 y 1962. Curiosamente, no lo fue cuando Racing salió campeón. Pero en ambas temporadas (59 y 61) aportó 11 goles en cada una. En la Selección también goleó: 11 tantos en 18 partidos. Jugó el Mundial de Chile 1962.
La hinchada de Racing lo amaba. Pero la de Platense también. Y dejó buen recuerdo en el Uruguay, donde jugó en Cerro y en Nacional, cuando el fútbol argentino se le hizo esquivo porque le costaba volver de una fractura. Tuvo un paso por el fútbol de los Estados Unidos y en 1968 se retiró en Flandria. Ya tenía deseos de retirarse, pero siguió un poco más porque en Flandria estaba Pedro Mansilla, su compañero de ataque en Racing.
Fue un porteño de ley, que se inició en el baby fútbol del Club Social y Deportivo El Tábano, de Coghlan y hasta su muerte perteneció fiel al Tábano, donde pasó largas tardes de conversación y recuerdos con otros dos gigantes de la cultura popular, como el gran arquero Julio Cozzi y el Polaco Roberto Goyeneche. A los tres los vinculaba, entre innumerables cosas, el amor por Platense, el club en el que Sosa y Cozzi se iniciaron en las divisiones inferiores. 
Nació el 14 de noviembre de 1936. Falleció el 13 de septiembre de 2008. Fue un crack, un tanguero de códigos y un gran tipo.

EL RECUERDO DE LOS HINCHAS

Los grandes jugadores dejan una jugada en la memoria de cada hincha, es decir, infinitas jugadas distribuidas en la memoria colectiva. En una web dedicada a Platense, los hinchas calamares lo despidieron con imágenes como estas, que aquí se reproducen textualmente:
"Esta es una de las mayores penas de este año. Para mis ojos fue uno de los grandes jugadores de esa época. En Platense le vi hacer una jugada IMPOSIBLE: Entró desde el centro al área contraria pero inclinado hacia la derecha. Llegó a la raya del fondo y allí recibió un pase-centro. LO VI DARSE VUELTA EN EL AIRE Y CABECEAR HACIA EL CENTRO DEL AREA donde entró (ya no me acuerdo quién) para meter un gol inolvidable. Todo esto con esa elegancia imposible de aquel que sabe lo que hace y sabe como darle el toque genial. Para mi siempre fue Rubén Sosa (el Marqués). Recuerdo que esa enfermedad le impidió estar en la fiesta del centenario".  
De HAS en la Lista de Correo Calamar:

 “El y Subiat los dos mas grandes cabeceadores del fútbol argentino QUE YO VI. Ellos no le ponían el frentazo, le pegaban con ambos parietales y la ponían donde y como querían. Lamentablemente a los chicos de ahora, tenemos que aventajarlos en estas cosas, hoy no se ven estos tipos y mucho menos en Platense. Mi recuerdo, cancha de Chacarita un golazo desde afuera del área pero de PALOMITA... Chau...Maestro".

UNA NOCHE EN EL TABANO.
Por José Luis Ponsico *

Fue en el otoño de 2000. Homenaje a Rubén Héctor (el Marqués) Sosa en el club El Tábano, de la calle Naón al 2900. Antes, con Juan Carlos Guzmán, le tramitamos una "pensión por invalidez" en el Senado. La resolución la firmó un fana hincha racinguista, el Vicepresidente de la Nación, Carlos "Chacho" Álvarez.
Había un centenar de personas en un pequeño salón donde no cabían más de 80 sentadas. El lugar, entrañable, decorado por fotos de los mejores equipos de Platense, especialmente uno del 55 con Julio Cozzi ("El mejor de todos los arqueros", dice hace mucho Amadeo Carrizo), Jorge Maldonado y Antonio Báez, entre otros.
Se congregó buena parte de la familia de Racing de los 60 con Juan José Pizzuti  a la cabeza, pero también Pedro Mansilla, el "Chango" Juan Carlos Cárdenas, Rubén Bertulessi y Oscar Raimundo Martín, el capitán del mítico "Equipo de José". El popular "Marqués" lucía un impecable traje azul, estaba como "de casamiento". Fue proyectado un filme de 12 minutos con una recopilación de la trayectoria de Sosa, desde sus comienzos en Platense, destacado y goleador de Primera B en 1957, para hacer "foco" en su notable campaña en Racing entre 1958 y 1965, donde fue dos veces campeón (1958 y 61) y otra subcampeón (1959) en un ciclo inolvidable.
También campeón en el Sudamericano del 59, disputado en Buenos Aires, cuando Brasil vino con el "scratch" campeón del mundo en Suecia 1958 y quedó segundo.
Ya de madrugada, el presidente de El Tábano, situado a pocas cuadras del Hospital Pirovano, contó la anécdota del lugar donde convergen Saavedra y Coghlan...
"Para los que no son del barrio -dijo Francisco Polosa, dirigente y gran amigo del "Marqués"- a cuatro cuadras de aquí en una manzana delimitada por algunas de calles más conocidas como Estomba, por ejemplo, entre 1926 y 1937 nacieron cuatro que 40 años más tarde serían muy famosos. A saber: Julio Cozzi, Roberto (Polaco) Goyeneche y el Marqués Rubén Sosa".
"¿Y el cuarto?" preguntaron varios -el suscripto uno de ellos- a Polosa, que acompañaba a Sosa desde 1956, en la Tercera de Platense. "El cuarto -añadió- no jugó al fútbol ni cantaba; fue policía, llegó a Cabo de la Federal. Luego alcanzó mayor fama aunque nunca fue muy popular... Se llamaba José López Rega..."

Provocó hasta la hilaridad de Rubén Sosa que vivió su gran noche...

* Periodista de Télam

Fuente: Libro “100 Ídolos Porteños” de Horacio del Prado y Víctor F. Lupo

Página 134

Editorial Corregidor

9 de Noviembre 2018-

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

 

 

 

 

 
 

Página 1 de 12

Banner