Opinión
LIMA EN SU JUSTA MEDIDA

PDFImprimirE-mail

 

Los Juegos Panamericanos dejaron un balance dulce en la cosecha de medallas de la delegación argentina, aunque una mirada profunda permite descubrir que la superación cuantitativa no tuvo la calidad que pretenden exhibir las autoridades deportivas.

20190821masndns

 

Ya son historia los 17 días oficiales de competencia en Lima, el cierre de los Juegos Panamericanos, las 101 medallas, la foto de una exigua parte de la delegación con Mauricio Macri en Casa Rosada y la fiesta en Parque Norte con Agapornis en el escenario y pasajes de avión pagos por el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard), el mismo organismo que cortó a comienzos de año los traslados internos por falta de presupuesto. Hace una semana se apagó el fuego panamericano y mientra sigue la emoción y el esfuerzo con el que cada uno de nuestros deportistas se dejó la piel, es buen tiempo para hacer un balance de la actuación argentina, los logros deportivos, compararlos con pasadas campañas y hacer previsiones a futuro.

 

Argentina movilizó a la capital peruana un contingente de 528 deportistas (el mayor contingente de la historia en el extranjero) para intentar suerte en 372 pruebas. Nuestra proyección era conseguir un tope de 90 medallas, de ellas dos docenas de doradas, una cifra de podios superior a las últimas dos ediciones de los JJ.PP. (Guadalajara 2011 y Toronto 2015) pero similar en la proporción (21%) con respecto a la cantidad de pruebas en disputa ya que esta vez habría 419 sets de medallas en disputa. Tal previsión coincidía con la generada por el cuerpo de metodólogos del Enard que recién se dio a conocer a finales de los Juegos, una costumbre del Ente con base en Buschiazzo 3.060.

Las 101 medallas (32 oros, 35 platas y 34 bronces) excedieron las expectativas primarias, fueron aplaudidas como la mejor performance panamericana en suelo extranjero. Error. Si bien se consiguieron cuatro doradas más que en México 1955, esta cosecha representa un 7,64% de los títulos en juego; aquella vez, en la capital azteca, Argentina ganó el 18,67% de las pruebas. Es más, aún tuvo mejor performance cuatro años más tarde, cuando en Chicago 1959 se quedó con 17 de las 165 preseas áureas en disputa, una efectividad del 10,30%.

Quienes aplaudían las medallas con los mismos que habían utilizado su obtención (o no) para realizar un drástico recorte en las becas deportivas. A fines de mayo develamos el plan de las autoridades del Enard –encabezado por Gerardo Werthein y Diógenes de Urquiza- de eliminar del sistema de pagos a aquellos que no se subieran a un podio en Lima, medida que levantó rechazos de los deportistas y las autoridades federativas por lo que fue puesta en suspenso hasta enero del año próximo el miércoles 24 de julio, justo el día que comenzaban las primeras actividades deportivas.

Los 32 oros permitieron que nuestro país ascendiera al sexto lugar en la tabla general, escalando una posición de lo conseguido en tres de las últimas cuatro citas (Santo Domingo 2003, Guadalajara 2007 y Toronto 2015) y dos por sobre la octava posición de Río de Janeiro 2007, aprovechando la escasez de personal de Colombia (movilizó 349 deportistas (el 66,09% de los argentinos). Es más, se estuvo cerca de aspirar al quinto lugar aprovechando las limitaciones de Cuba (primera vez que sale del top 4 desde San Pablo 1963, los primeros Juegos tras la Revolución).

20190821ds4

Conseguir esas 101 medallas tuvo un alto “precio” en personal; aún más que en los dos Juegos previos. Argentina subió Guadalajara, hace ocho años, a 74 podios utilizando 183 deportistas (2,47 por medalla); la cifra creció levemente en Toronto, cuatro años más tarde, ya que para la misma cantidad de preseas precisó un personal de 196 deportistas (2,65 por medalla). Para éstas 101 necesitó de 280 (2,77 por medalla). La comparación con los países de similar rendimiento lo dejan en claro: las 84 medallas colombianas precisaron de 96 deportistas (1,14 por podio, menos de la mitad que las nuestras); las 98 cubanas, de 142 (1,45); las 136 mexicanas, de 202 competidores (1,49) y las 152 canadienses, de 288 (1,89, aún lejos de las necesidades argentinas). Esto exhibe, por un lado, la preeminencia argentina en competencias de conjunto, pero también una necesidad mayor (en personal y presupuesto) para obtener resultados similares.

El presupuesto fue uno de los tópicos que sacó a relucir Werthein durante los Panamericanos, comparando los volúmenes en moneda constante con Colombia. Desde la puesta en funciones del Enard, en 2010, combinando sus recursos y los de la entonces Secretaría de Deporte de la Nación (SDN) –ahora Agencia del Deporte Nacional (ADN)-, el deporte dispuso de un promedio de U$D 85,10 por año en sus primeras nueve temporadas, una cifra que es la mitad de lo que dispone Coldeportes, el ente encargado de administrar la actividad en ese país. La exigua defensa de los recursos del Enard que exhibió Werthein cuando se negoció la Reforma Tributaria a fines de 2017 (decisión que le quitó fondos e independencia al Enard) sumada a la falta de capacidad de gestión de la dupla de Carlos Javier Mac Allister-Diógenes de Urquiza en SDN-ADN, amén de la ineficaz política económica de la gestión de Mauricio Macri, hicieron que el presupuesto aplicable al deporte en esta temporada 2019 haya bajado a casi la mitad de la media histórica: U$D 43.

20190821ds2

Los oros de la delegación son, en su mayoría, logros esperables. En varios casos, por la ausencia de los mejores representantes continentales (como en el caso de las actividades acuáticas) ya que Estados Unidos, Canadá y Brasil prefirieron guardar personal para los respectivos Mundiales, clasificatorios para Juegos Olímpicos. Justamente, la clasificación olímpica es un ítem interesante para analizar el paso de Argentina por Lima.

En estos JJ.PP. Argentina consiguió pasajes olímpicos en ocho deportes (55 plazas). En hockey (masculino y femenino), handball (masculino) y la tenista Nadia Podoroska se consiguieron tras colgarse la medalla dorada. Además, por tiempos o aprovechando lugares vacantes, se aseguraron el viaje a Tokio, el año próximo, los nadadores Julia Sebastián (100 y 200 pecho) y Santiago Grassi (100 mariposa), el jinete José María Larocca (saltos), el pentatleta moderno Sergio Alí Villamayor, los tiradores Fernanda Russo, Alexis Eberhardt (ambos en rifle de aire) y Melisa Gil (skeet) y la dupla de veleristas Sol Branz y Victoria Travascio (49erFX). De manera opuesta, hay ocho victorias que no redundarán en esperanzas olímpicas habida cuenta que esas disciplinas no entran en el calendario de pruebas en la capital japonesa.

20190821ds3

Un análisis profundo de los 32 oros permitirá establecer cuáles eran esperable, según las circunstancias, y cuáles fueron sorpresas.

Arquería
María Eugenia González Briozzo (84º del ranking mundial) e Iván Nikolajuk (98º del ranking mundial) ganaron la prueba de arco compuesto por equipos venciendo en la final a los guatemaltecos María José Zebadua (80ª) y José María del Cid (123º) en un choque de duplas con similares ubicaciones. Antes habían superado a dos parejas notablemente superiores en el escalafón: los puertorriqueños Marla Cintrón (71ª del escalafón) y Jean Pizarro (39º), en cuartos de final, y los colombianos Sara López Buenos (2ª del mundo) y Daniel Muñoz (16º), en semis.

Básquet
Sergio Hernández llevó a lo mejor que tenía disponible como banco de pruebas para el Mundial que se realizará en China desde el 31 de agosto. Por caso, EE.UU. (derrotado en semi) formó su equipo únicamente con miembros de la Big East Conference (una de las divisiones de la NCAA) en la que su líder -Vilanova- se ubica por debajo del 20º en el ranking nacional de universidades. Puerto Rico, rival de la final, sólo movilizó a cuatro de los 12 que se presentarán en el Mundial en una notable disparidad de fuerzas.

Boxeo
Leonela Sánchez está 10ª en el ranking mundial AIBA en la categoría 57 kilos, con sólo una americana por encima: la colombiana Yeni Arias (quinta), a quien venció en semifinales. A su derrotada en la definición, la brasileña Jucielen Romeu, ya la había superado dos veces en los últimos 18 meses.

Canotaje
Agustín Vernice era candidato en K1 1.000, una prueba en la que fue el mejor del continente en los últimos dos mundiales y en las que los países norteamericanos (potencia panamericana en este deporte) no cuentan con representantes de nivel. Menos esperado fue el éxito del olavarriense Vernice junto con Manuel Lascano en el K2 1.000 ya que es una tripulación nueva en competencia, aunque el nivel de oposición fue relativo: los canadienses Kenke y Steele no ganaron medallas en el último nacional en su país y la dupla mexicana Fuentes-Figueroa no habían remado juntos en torneos internacionales de nivel. En el K4 500, Argentina presentó una tripulación renovada con respecto a la que con su 17º puesto fue la mejor en el Mundial del año último, manteniendo a Ezequiel Di Giacomo y Gonzalo Carreras e ingresando a Juan Ignacio Cáceres y Manuel Lascano; Cuba (segundo en Lima) no tenía antecedentes mundiales cercanos, mientras que esta misma tripulación mexicana no quedó entre los mejores 30 de la Copa del Mundo celebrada en junio último en Alemania. Canadá, una potencia, presentó un kayak con integrantes que no subieron a podios en los nacionales 2018. El último triunfo es una merecida a una luchadora de 39 años: Sabrina Ameghino, quien tras los JJ.OO. de Río de Janeiro 2016 se había retirado y sin ser especialista en la prueba de K1 200 sorprendió a la canadiense Andréanne Langlois (subcampeona de su país) y la mexicana Brenda Gutiérrez (habitual participante en Copas del Mundo).

Ciclismo
Maximiliano Richeze ocupa el 210º lugar del ranking mundial sólo porque se computan los resultados finales; pero el escalafón no tiene en cuenta el magnífico trabajo de lanzador que ha hecho para que ganen sprints sus compañeros de equipo, acelerando en el último kilómetro de largas etapas y luego quedando relegado en el clasificador. El Atómico (el segundo mejor del ranking entre los inscriptos detrás del venezolano Orluis Aular, 183º) superó en el último esfuerzo al mexicano Ignacio Prado (240º para la UCI) y el colombiano Bryan Gómez (488º).

Esquí náutico
Ubicada 17ª en el ranking mundial, Eugenia de Armas ganó la prueba de wakeboard siendo la segunda preclasificada a nivel de la prueba, detrás de la estadounidense Mary Howell (novena en la lista entre sus compatriotas). La tercera clasificada, la mexicana Lorena Vergara, está 34ª en la misma lista.

Fútbol
El entrenador Fernando Batista hizo malabares para conformar un plantel competitivo, con sólo cinco sobrevivientes del Sudamericano Sub 20 de Chile –entre ellos el goleador Adolfo Gaich- y terminó llevándose la medalla dorada en un certamen en el que todos los equipos debieron improvisar: Ecuador, que mantuvo nueve jugadores campeones en el clasificatorio a comienzos de 2019, salió último y Honduras, finalista en Lima, sólo mantuvo a cinco de los que lograron el pasaje en el torneo de Concacaf en noviembre de 2018.

Handball
Los Gladiadores tuvieron un camino más duro en la zona clasificatoria 7difíciles victorias ante Chile y Cuba) que la semifinal ante el emergente México. En la definición se vieron favorecidos por la caída en semi de Brasil (máximo favorito) ante los chilenos (que en el Mundial de enero habían quedado, por primera vez, arriba de Argentina en la general) para ganar esta vez con más margen que en la ronda previa y colgarse el segundo oro de la historia, con ticket a Tokio 2020 como adicional.

Hockey
Argentina era amplia favorita al oro y al pasaje olímpico que traía como extra en ambas ramas. Los Leones (campeones olímpicos vigentes y cuartos en el escalafón) resolvieron el torneo sin tropiezos para sumar su tercera medalla dorada al hilo (diez en total) sumando seis victorias contra tres rivales ranqueados (Canadá décimo, Estados Unidos 24º y Chile 28º) y tres fuera de listas; Las Leonas (terceras para la FIH) vieron facilitado el camino con la derrota de EE.UU. –verdugo en Guadalajara 2011 y Toronto 2015- en semifinales ante Canadá (18º del mundo) para volver a lo más alto del podio tras el segundo triunfo del torneo ante las canadienses. De los otros cuatro rivales, sólo Chile (15º) y Uruguay (25º) están en la consideración de la Internacional.

Natación
Delfina Pignatiello era amplia favorita en las tres pruebas de larga distancia en las que estaba anotada. Sin que las potencias de la región enviaran a sus mejores fondistas, quienes asistieron al Mundial de la especialidad, dos semanas antes en Corea del Sur, la sanisidrense marcó 4m10s86 para ganar los 400 libre (su sexta marca de la temporada, 4s25 por sobre la mejor), registró 8m29s42 en los 400 libre (tercer tiempo del año, a 5s33 del top) y en 1.500 libre debió esforzarse para quebrar a la chilena Kristel Kobrich con un crono de 16m16s54 (su cuarto tiempo de 2019, 24s86 por sobre su mejor crono del año). Más acorde con sus antecedentes, la cordobesa Virginia Bardach ganó los 200 mariposa con 2m10s87 (su mejor registro del año, a 0s07 de su récord nacional) dejando atrás a la canadiense Mary Sophie Harvey (la segunda nadadora de la temporada en su país) y a la estadounidense Meghan Small (el 33º tiempo del año entre sus compatriotas).

Patinaje artístico
Juan Francisco Sánchez venía de ser el mejor americano en el Mundial de la especialidad celebrado en Barcelona, cuatro semanas antes, con más de 25 puntos de ventaja sobre los americanos más cercanos. diferencia que se mantuvo en la capital peruana.

Pelota
Pablo Fusto y Alfredo Villegas ganaron la prueba de pelota de cuero en frontón derrotando a los cubanos Armando Chappi y Frendy Fernández, quienes los habían superado en la definición del bronce de la misma herramienta en el Mundial de Barcelona 2018. Los dos oros en pelota de goma en trinquete eran esperables ya los hermanos Santiago y Sebastián Andreasen son los actuales campeones mundiales en una disciplina en el que Argentina jamás cedió un título desde su primera edición en 1955, mientras que en la rama femenina nuestras pelotaris (finalistas mundialistas en las dos últimas ediciones) mantienen el dominio de las competencias continentales.

Remo
Argentina aprovechó el contexto de un certamen en el que las potencias norteamericanas guardaron personal para el Mundial que comienza el 25 de agosto en Linz (Austria). El doble par de Cristian Rosso y Rodrigo Murillo es un bote nuevo, pero Rosso venía de ser la mejor tripulación americana en el Mundial de Bulgaria en septiembre último y el Prepanamericano, en Río de Janeiro, tres meses después. También el cuatro sin había ganado la prueba clasificatoria de Iván Carino, Agustín Díaz, Francisco Esteras y Axel Haack había ganado la regata en Brasil, por lo que la victoria no sorprendió. Sí fue una alegría haber quebrado 48 años de sequía en el ocho con timonel, un bote que sufrió mucho por las descomposturas sufridas en las jornadas previas a la competencia, pero que se repuso a tiempo: Iván Carino, Agustín Díaz, Francisco Esteras, Axel Haack, Rodrigo Murillo, Joel Romero, Agustín Scenna, Ariel Suárez y Joel Infante lograron un triunfo que no se daba desde Cali 1971.

Rugby
Los Pumas 7s llegaron a Lima con dos inesperadas derrotas consecutivas ante Canadá en los anteriores JJ.PP. Estados Unidos llegaba como el mejor clasificado, tras quedar segundo en el circuito mundial, pero sólo llevó a un jugador del plantel base, mientras que Argentina (noveno en la tabla) puso en Lima a 11 de los 12 jugadores que cerraron el tour, lo mismo que los canadienses, los otros finalistas.

Sóftbol
Los varones venían de consagrarse campeones mundiales en Praga con cuatro rivales comunes. El manager Julio Gramarci eligió a 15 de los 17 campeones en la capital checa; lo mismo ocurrió con EE.UU. (quinto en el Mundial), México (11º en el torneo planetario), Cuba (décimo) y Venezuela (sexto en el planeta), que terminaron en ese orden por debajo de nuestros compatriotas.

Taekwondo
Lucas Guzmán logró el oro al imponerse en la categoría hasta 58 kilos. El bonaerense (18º del ranking WT) llegó al escalón más alto del podio tras superar al estadounidense David Kin (38º del planeta), el brasileño Paulo Melo (21º del mundo) y el mexicano Brandon Plaza (16º del escalafón y el tercero entre sus compatriotas).

Tenis
Nadia Podoroska comenzó el torneo 287ª en el WTA Tour para ser la séptima preclasificada en la lista que lideraba la paraguaya Verónica Cepede (147ª, que la había superado en sus dos cruces previos) a la que superó en semifinales. En el camino superó a dos de menor ranking y, en cuartos, a la estadounidense Usue Arconada (184ª); en la definición la rosarina le ganó a otra yanqui mejor ubicada que ella, Caroline Dolehide (261ª), quien había sido la vencedora en los dos partidos anteriores entre sí.

Tiro
Los juveniles Fernanda Russo y Marcelo Gutiérrez están ubicados 90ª y 120º respectivamente en el ranking mundial ISSF. En la final de la prueba de rifle de aire mixto superaron en el duelo por el oro a los estadounidenses Minden Miles (35ª)-Lucas Kozeniesky (67º), por sobre los mexicanos Gabriela Martínez (120ª)-Edson Ramírez (112º). Fuera del podio quedaron los mejor preclasificados: los yanquis Alison Weisz (42ª)-Timothy Sherry (51º).

Vóley
Argentina (séptimo para la FIVB) no presentó a su mejor plantel porque una semana más tarde debía disputar el preolímpico en China. Horacio Dileo lideró al plantel B con diez de los 12 que venían de colgarse la medalla plateada en la Copa Panamericana de México, un mes antes, tras caer dos veces en tie-break ante Cuba (18º del ranking), que llevó el mismo plantel a la capital peruana y luego eligió a los mismos 12 para buscar el pasaje olímpico a Rusia. Argentina mostró una evolución ya que en los Panamericanos venció dos veces a los isleños, por sendos 3-0. También repitió plantel Perú (derrotado en clasificación) y Chile (vencido en semis); en cambio, Puerto Rico (18º del mundo) presentó idéntico personal con el que intentó llegar a Tokio, en el clasificatorio de Sofía, torneo en el que Brasil (1º del mundo) no llevó ni a uno de los que lograron bronce en los JJ.PP.

Yachting
El triunfo del trío de Javier Conte, Paula Salerno e Ignacio Giamnonna en la clase Lightning era poco menos que una “obligación”. Los dos primeros habían conseguido el oro en Toronto 2015 (con Nicolás Fracchia) y el campeonato mundial 2017 (con Julio Alsogaray). Esta formación venía de ganar el Europeo y el Mundial en junio último, en Finlandia, en semanas sucesivas, por lo que eran amplios favoritos. Bautista Saubidet (104º en el ranking ISAF) ganó en RS:X ante rivales mejores en el escalafón, pero lejanos a la elite: el estadounidense Pedro Pascual (plata) está 52º en la misma lista y el arubeño Mack van den Eerenbeemt (bronce) es 89º.

Por último, y sumamente importante, el Enard publicó una tabla de premios en metálico para los deportistas y entrenadores que consiguieran medallas, con Delfina Pignatiello en lo más alto de la lista recibiendo $ 900.000. La suma total da una bolsa de $ 52.390.000 (poco menos de un millón de dólares). Si el ente tardó diez meses para pagarles una retribución de $ 22.500 por cabeza a los pibes que tomaron parte de los Juegos Olímpicos de la Juventud, ¿cuánto tiempo le demandará ahora ponerse al día con los medallistas de Lima 2019?

 

20190821ds8

 

 

 

 
Qué aprender de Lima 2019: Las lecciones de los Juegos Panamericanos, más allá de lo que dice el medallero

PDFImprimirE-mail

 

 

El deporte de alto rendimiento se mide por resultados, pero hay que prestar atención a otros factores clave para mejorar.

 

 

 20190819argentina-en-la-ceremonia-inaugural

 

 

Argentina, en la ceremonia inaugural de Lima 2019. Foto: Maxi Failla / Enviado especial

No hay física cuántica, teoría del caos, filosofía existencialista ni amor tántrico detrás del deporte de alto rendimiento. Mandan los resultados. Lo saben los atletas, que se entrenan durante meses para un objetivo: ser mejores que sus rivales, batir sus marcas personales o subirse a un podio. Lo saben los entrenadores, que con sus colaboradores diseñan el método para conducir a los deportistas hacia sus objetivos. Lo saben quienes deben distribuir los fondos para financiar esas planificaciones. Fondos públicos, porque los sponsors privados son prácticamente nulos, como si aún no comprendieran el valor de identificar su marca con un atleta ejemplar para sus potenciales consumidores.

Resultadismo puro. Guste o no. Así es el alto rendimiento. El fin justifica los medios, porque el cuerpo se exige al infinito y más allá, con la salud del deportista siempre caminando por la cornisa de una lesión que complique su futuro pos vida útil como atleta.Y los Juegos Panamericanos son, en ese sentido, la cita ineludible para que el deporte argentino compita y trate de ser mejor que el del resto del continente. Olímpicos son pocos; panamericanos, ya es otra historia.



20190819la-seleccion-de-basquetbol-gano 

 

Todo muy lindo con subirse al autobomba de los resultados y pasearse con la sirena a fondo por el pueblo con las 101 medallas, los32 oros, la mejor actuación histórica de visitante y la mar en coche. ¿Cómo no celebrar objetivos cumplidos y superados si de eso vive el deportista de alto rendimiento?

Ahora bien, comparar este rendimiento argentino con los conseguidos en anteriores Panamericanos no es sólo un tema estadístico, porque en cada uno de los Juegos hubo distintos deportes, disciplinas, pruebas y cantidad de atletas, por lo que la calidad está en juego como variable indispensable para el análisis final. Entonces bien vale hablar de las lecciones que dejó Lima 2019, para que el deporte argentino aprenda y progrese gracias a ellas.

Es imposible no comenzar por una demostración más del corazón del atleta nacional, que se potencia cuando lleva la celeste y blanca en su pecho. No hay con qué darle. Nada de chauvinismo. Simple realidad. Escuchar el Himno antes de una competencia embarga el alma. Ver a sus familiares y amigos con las banderas celestes y blancas en las tribunas. Leer los comentarios en sus redes sociales. Puro contagio.
Acostumbrados a atar todo con alambre para organizar sus vidas como pueden para ser atletas mientras también trabajan, estudian o son padres o madres, el deportista argentino tiene ese plus que se ve en la canchaEl “biribiri” y las penas se acaban a la hora de competir. A rendir los han llamado. Y hacia 101 podios se subieron.

Fuente: Clarín

12 agosto de 2019

https://www.clarin.com/deportes/lecciones-juegos-panamericanos-alla-dice-medallero_0_KwK1PGb4T.amp.html?__twitter_impression=true.

 

 
 
No es oro todo lo que reluce, pero es un paso adelante -- Por Sergio Levinsky

PDFImprimirE-mail

 

 

20190819Delfina

El sexto lugar conseguido por la Argentina en el medallero panamericano de Lima puede ser considerado como un gran paso adelante en cuanto a las representaciones deportivas nacionales en su máxima posición histórica fuera del país, pero ni las autoridades nacionales ni el pueblo deberían engañarse y sin una política pública clara, todo quedará en meros datos estadísticos.

Observando el cuadro final de medallas, la delegación argentina terminó apenas a un paso de Cuba (que pese a sus innumerables problemas de bloqueo por parte de los Estados Unidos sigue milagrosamente entre las potencias americanas), y por encima de Colombia, por un margen algo mayor que el del que el país socialista estableció con el albiceleste, y sin embargo, hay que ponderar la política deportiva de los cafeteros, que consiguió acercarse en los resultados al cuarto y al quinto en las posiciones finales.

La gran pregunta es cuánto de política deportiva argentina hay en estos resultados, en algunos casos magníficos, obtenidos por la delegación argentina, con 101 medallas (32 doradas, 35 plateadas y 34 de bronce. Y más allá de algunos casos por trabajos en el contexto del ENARD, muchos otros obedecen más a esfuerzos personales o de equipos o de federaciones nacionales que a cuestiones estatales.

Hay que recordar que justamente en los últimos meses, la política deportiva nacional se rigió por los mismos preceptos que en otros órdenes, una tendencia a achicar los gastos del Estado para que los números cerraran, que no se condice con la idea de expansión sino, al contrario, con un presupuesto menor para el futuro, que acaso repercuta en los resultados en los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020, más allá de que allí se sumarán a la competencia los países asiáticos, los europeos, y las potencias americanas que en muchas disciplinas no le dieron a estos Panamericanos el lugar que merecían, en pos de buscar otros objetivos.

Lo que cabe afirmar es que más allá de cierta euforia, lógica, desde estos impensados resultados positivos de la delegación nacional en Lima, lo que se requiere es una política deportiva concreta, que apunte hacia algunos ejes que el estado debería definir, como responderse, por fin, cómo interpreta la función del deporte. ¿Es formación o resultado? Ya en 1974, en el maravilloso libro “Burguesía y Gangsterismo en el Deporte”, el periodista Dante Panzeri ya se preguntaba en qué área debe ubicarse al Deporte en las políticas públicas, si en la de Salud o Acción Social (resultado) o en la de Educación (formación).

Por el momento, el deporte escolar y el que se practica posteriormente o incluso el de alto rendimiento, siguen siendo compartimentos estancos y hay poca o nula relación entre las partes en vez de trabajar en una conexión.

Desde otro punto de vista, sería interesante definir desde el Estado qué es prioritario en la pirámide, si ensanchar la base de quienes practican deportes en el país, o si interesan más las medallas y la figuración de los representativos, el vértice. O si se puede trabajar con los dos al mismo tiempo, asignando para ello un presupuesto acorde.

En Cataluña, por ejemplo, aunque sea con la excusa de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, los cientistas sociales (que en la Argentina no suelen ser considerados por la política deportiva), el Estado se puso a investigar cómo hacer que los adultos mayores comenzaran a practicar deportes. Buscaron integrarlos por todos los medios, y ante los escasos resultados, decidieron irlos a buscar casa por casa, hasta conseguir réditos. Pero más allá de todo, hubo una clara política deportiva.

Y el no tener una política deportiva clara es, también, una política, que es la de no tener política porque el deporte, cuando se busca reducir los gastos del Estado, no parece ser prioritario en plena crisis general. Y acaso eso explica que de alguna chance de haber podido saltar de Secretaría a Ministerio, haya terminado en Agencia con un presupuesto cada vez más reducido.

Por todo esto, y aún con tan buenas noticias desde Lima (siempre poniendo todo en su contexto), no todo es oro lo que reluce en el deporte argentino, que sigue esperando políticas públicas serias y con continuidad en el tiempo. Cuando eso ocurra, los buenos resultados llegarán como consecuencia lógica y no como producto, en muchísimos casos, de esfuerzos personales o de grupos de personas asociadas para un fin, luchando contra insólitas adversidades y en muchos casos, contra mafias internas que sólo les ponen obstáculos.

Argentina es el quinto país en el medallero panamericano, muchas veces, reponiéndose a mil problemas propios, lo que demuestra, también, el enorme talento de nuestros atletas, ganen o no.

Fuente: Blogspot

12 agosto de 2019

https://sergiol-nimasnimenos.blogspot.com/2019/08/no-todo-es-oro-lo-que-reluce-pero-es-un.html?fbclid=IwAR1o7BDnNXyp2RgbOF8xjKzZg7DV60OhUX8m7r46nYPxrwsizLfvX09SGAw.

 
 
No es oro todo lo que reluce, pero es un paso adelante -- Por Sergio Levinsky

PDFImprimirE-mail

 

 

20190819Delfina

El sexto lugar conseguido por la Argentina en el medallero panamericano de Lima puede ser considerado como un gran paso adelante en cuanto a las representaciones deportivas nacionales en su máxima posición histórica fuera del país, pero ni las autoridades nacionales ni el pueblo deberían engañarse y sin una política pública clara, todo quedará en meros datos estadísticos.

Observando el cuadro final de medallas, la delegación argentina terminó apenas a un paso de Cuba (que pese a sus innumerables problemas de bloqueo por parte de los Estados Unidos sigue milagrosamente entre las potencias americanas), y por encima de Colombia, por un margen algo mayor que el del que el país socialista estableció con el albiceleste, y sin embargo, hay que ponderar la política deportiva de los cafeteros, que consiguió acercarse en los resultados al cuarto y al quinto en las posiciones finales.

La gran pregunta es cuánto de política deportiva argentina hay en estos resultados, en algunos casos magníficos, obtenidos por la delegación argentina, con 101 medallas (32 doradas, 35 plateadas y 34 de bronce. Y más allá de algunos casos por trabajos en el contexto del ENARD, muchos otros obedecen más a esfuerzos personales o de equipos o de federaciones nacionales que a cuestiones estatales.

Hay que recordar que justamente en los últimos meses, la política deportiva nacional se rigió por los mismos preceptos que en otros órdenes, una tendencia a achicar los gastos del Estado para que los números cerraran, que no se condice con la idea de expansión sino, al contrario, con un presupuesto menor para el futuro, que acaso repercuta en los resultados en los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020, más allá de que allí se sumarán a la competencia los países asiáticos, los europeos, y las potencias americanas que en muchas disciplinas no le dieron a estos Panamericanos el lugar que merecían, en pos de buscar otros objetivos.

Lo que cabe afirmar es que más allá de cierta euforia, lógica, desde estos impensados resultados positivos de la delegación nacional en Lima, lo que se requiere es una política deportiva concreta, que apunte hacia algunos ejes que el estado debería definir, como responderse, por fin, cómo interpreta la función del deporte. ¿Es formación o resultado? Ya en 1974, en el maravilloso libro “Burguesía y Gangsterismo en el Deporte”, el periodista Dante Panzeri ya se preguntaba en qué área debe ubicarse al Deporte en las políticas públicas, si en la de Salud o Acción Social (resultado) o en la de Educación (formación).

Por el momento, el deporte escolar y el que se practica posteriormente o incluso el de alto rendimiento, siguen siendo compartimentos estancos y hay poca o nula relación entre las partes en vez de trabajar en una conexión.

Desde otro punto de vista, sería interesante definir desde el Estado qué es prioritario en la pirámide, si ensanchar la base de quienes practican deportes en el país, o si interesan más las medallas y la figuración de los representativos, el vértice. O si se puede trabajar con los dos al mismo tiempo, asignando para ello un presupuesto acorde.

En Cataluña, por ejemplo, aunque sea con la excusa de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, los cientistas sociales (que en la Argentina no suelen ser considerados por la política deportiva), el Estado se puso a investigar cómo hacer que los adultos mayores comenzaran a practicar deportes. Buscaron integrarlos por todos los medios, y ante los escasos resultados, decidieron irlos a buscar casa por casa, hasta conseguir réditos. Pero más allá de todo, hubo una clara política deportiva.

Y el no tener una política deportiva clara es, también, una política, que es la de no tener política porque el deporte, cuando se busca reducir los gastos del Estado, no parece ser prioritario en plena crisis general. Y acaso eso explica que de alguna chance de haber podido saltar de Secretaría a Ministerio, haya terminado en Agencia con un presupuesto cada vez más reducido.

Por todo esto, y aún con tan buenas noticias desde Lima (siempre poniendo todo en su contexto), no todo es oro lo que reluce en el deporte argentino, que sigue esperando políticas públicas serias y con continuidad en el tiempo. Cuando eso ocurra, los buenos resultados llegarán como consecuencia lógica y no como producto, en muchísimos casos, de esfuerzos personales o de grupos de personas asociadas para un fin, luchando contra insólitas adversidades y en muchos casos, contra mafias internas que sólo les ponen obstáculos.

Argentina es el quinto país en el medallero panamericano, muchas veces, reponiéndose a mil problemas propios, lo que demuestra, también, el enorme talento de nuestros atletas, ganen o no.

Fuente: Blogspot

12 agosto de 2019

https://sergiol-nimasnimenos.blogspot.com/2019/08/no-todo-es-oro-lo-que-reluce-pero-es-un.html?fbclid=IwAR1o7BDnNXyp2RgbOF8xjKzZg7DV60OhUX8m7r46nYPxrwsizLfvX09SGAw.

 
 
LOS DUEÑOS DEL ORO -- DE ERNESTO RODRIGUEZ III

PDFImprimirE-mail

 

A nueve meses de la realización de los Juegos Olímpicos de la Juventud, comenzamos una serie de investigaciones que durará una semana en la que repasaremos los costos, legados e historias ocultas de Buenos Aires 2018. En esta primera entrega, presentamos a las 65 empresas que más recaudaron: juntas facturaron casi U$D 775 millones; dos de cada tres de esos grandes contratos tuvieron sobreprecios. Y un número similar de estas compañías beneficiadas tienen vinculaciones directas con el gobierno de Cambiemos.

20190721asd000-2 1

En noviembre último, con el pebetero olímpico de Buenos Aires 2018 aún tibio, ofrecimos una investigación titulada El Club del Millón en la que se demostró que, al amparo de los Juegos Olímpicos de la Juventud, un grupo de 51 empresas había hecho pingües negocios y facturó, al menos, U$D 1.000.000. Ocho meses más tarde la búsqueda se amplió. No sólo porque apareció nueva documentación probatoria de negocios vinculados a los YOG sino porque la administración porteña que lideran Horacio Rodríguez y Diego Santilli (jefe y vicejefe de gobierno) siguió habilitando pagos compensatorios mucho tiempo después de terminadas las actividades.

La exhaustiva búsqueda permite ampliar ahora a 65 la lista de empresas millonarias en dólares gracias a este evento que, cuando era Jefe de Gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri prometió que tendría gastos mesurados. De hecho, la promesa de la campaña por la sede, presentada el 4 de julio de 2013 ante el Comité Olímpico Internacional (COI) por Macri, como Lord Major porteño, y Gerardo Werthein, en tanto presidente del Comité Olímpico Argentino (COA) y miembro COI ingresado dos años antes, establecía una estimación de gasto de $ 1.039.905.000 ya que –a partir de un ficticio dólar estimado a $ 4,50 para 2018– se planeaban gastos por U$D 104.690.000 además de un desembolso en la construcción de la Villa Olímpica de U$D 126.400.000.

20190723asdasd234

Aquel cuidado en los números se desvaneció con el paso de los meses y estos 65 “peces gordos” se embolsaron el equivalente a U$D 774.507.265. Muchos de los beneficiados son habituales proveedores del Estado y dos de cada tres de las empresas que integran esta selecta lista poseen vinculación directa por tener a miembros del directorio con lazos familiares, haber sido aportantes de Cambiemos en las campañas electorales de 2015 y 2017 o haberse visto envueltos en irregularidades administrativas por convenios firmados con las administraciones de CABA y Nación. Más grave aún: revisando las operativas de las compañías mencionadas en el cuadro de abajo, se encontró que 42 de ellas se beneficiaron con sobreprecios en los contratos que suscribieron con vistas a Buenos Aires 2018.

20190723bgmgfhm324

 

El top ten

El primer lugar del ranking lo ocupa la Corporación Andina de Fomento (CAF). La entidad financiera con sede en Caracas (Venezuela) habilitó en 2016 un préstamo por U$D 160.000.000 que, técnicamente, debía aplicarse en los gastos de construcción del complejo de la Villa Olímpica. El pedido del empréstito no sólo implicó aumentar el endeudamiento previsto para el ejercicio 2016 en un 20 sino que los intereses acumulados harán que cuando se finalice el pago total, en 2026, Buenos Aires haya tenido que desembolsar U$D 235 millones.

Criba SA es la siguiente en la lista, con concesiones por casi U$D 63 millones. La constructora propiedad de Alberto y Eduardo Tarasido –dos hermanos que aportaron fondos para la postulación presidencial de Mauricio Macri en 2015exhibió su versatilidad al levantar dos bloques de viviendas, el estadio de gimnasia y dos arenas multipropósitos. El podio de los grandes facturadores lo completa Sudamericana SA, con poco más de U$D 56 millones. Su presidente de Sudamericana es Rudi Boggiano Leupolt, un bróker de origen chileno quien integra el Foro de Desarrollo Urbano, cuya función es asesorar a Horacio Rodríguez Larreta en políticas inmobiliarias. Con vistas a Buenos Aires 2018, logró quedarse con el desarrollo de 120 unidades habitacionales distribuidas en cuatro torres, los pabellones deportivos A1 y A2 y los nuevos edificios del Parque Olímpico licitados en febrero de 2019.

20190723ponmfknl

Las siguientes cuatro empresas del ranking también son constructoras muy cercanas al poder. El cuarto lugar de la lista es para Niro Construcciones, propiedad de Lucio Niro, uno de los principales lobbystas de nuestro país, que recibió casi U$D 40 millones por hacerse cargo de la construcción del complejo acuático. Su falta de experticia en el tema lo hizo subcontratar a MyrthaPools, firma italiana cuyo representante local en el momento de ganar la licitación (marzo de 2017) era Orlando Moccagatta, al mismo tiempo subsecretario de Deporte de la Nación, quien está procesado por el juez Ariel Lijo por mal desempeño de la función pública. A continuación, aparece Teximco–DAL Construcciones, encargada de colocarle el techo al estadio Mary Terán de Weiss. Al comando de Marcelo Roca, Teximco es una empresa que supo conjugar negocios tanto con la gestión PRO como con los K; la obra en el Parque Roca, que se extendió por más de cinco años y que, por errores de cálculo, no cumple con las expectativas técnicas, le costó a la ciudad más de U$D 32 millones.

Muy cerca en lo recaudado, con casi U$D 32 millones, se ubica Conorvial, gracias a hacerse cargo de dos pabellones y los espacios públicos de la Villa Olímpica. Su vicepresidente, Ricardo López Casanegra, también apoyó económicamente la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada, un hecho que llevó a la luz el diario Tiempo Argentino. Apenas unos miles de dólares por debajo de los U$D 30 millones quedó Dycasa, ganadora de dos licitaciones por seis torres de departamentos. La compañía fue denunciada en 2014 por el extitular de la AFIP, Ricardo Echegaray, bajo la presunción de haber emitido facturas apócrifas.

El top 10 continúa con una firma brasileña (Fast Engenharia e Montagens SA). La compañía, propiedad de Antonio Domingos Fasolari, concretó una alianza temporaria con Estructuras y Servicios SA para poder hacer negocios. La apuesta le redundó a los paulistas –que llegaban con escándalos tras su participación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016– ganancias por casi U$D 27 millones.

El top ten se cierra con otras dos constructoras muy ligadas al poder de Cambiemos. Bricons SA, cuyo titular Mario Ángel Raspagliesi, quien aportó a nombre personal y corporativo un millón de pesos a la campaña macrista en 2015. Ese mismo año, se quedó con un contrato de viviendas que, tras tres actualizaciones de presupuesto realizadas en los siguientes 30 meses, le permitió recibir como pago poco más de USD 20 millones. También hizo un buen negocio Henisa Sudamericana SA, empresa binacional argentino-brasileña,a cargo de la remodelación del Hospital Cecilia Grierson, una obra que, según reza el artículo 18 de la Ley de la Ciudad Nº 5.704, debía estar finalizada en el momento de inaugurar los Juegos Olímpicos de la Juventud, hecho que aún no se dio a nueve meses de encendida la antorcha en el Obelisco.

20190723lmlnsldv

Sí, pague de más…

Para realizar esta investigación se analizaron más de mil procesos de contratación tanto de manera directa como licitaciones y demás acuerdos por deuda efectuados por las diferentes áreas del gobierno de CABA relacionados a la realización de Buenos Aires 2018. En la lista de extipendios se encontraron 143 convenios que se consideraron los de mayor valor de base, con un piso de U$D 100.000. El seguimiento de los mismos permitió descubrir que en 80 se terminaron gastando más fondos públicos que los inicialmente previstos en las disposiciones técnicas. Es decir, que el 56% de las grandes compras para Buenos Aires 2018 tuvieron sobreprecios.

En lo más alto del podio se ubica la inversión por la cubierta del Estadio Mary Terán de Weiss. Si los peritos del Estado habían calculado el 4 julio de 2013 –el mismo día que se ganó la sede de los Juegos– en Lausana que debía pagarse un tope de $ 95.043.769 (U$D 17.500.000) para techar el recinto de tenis y solucionar una falla estructural en su diseño original, se le dio por ganada la licitación a la ya mencionada Teximco–DAL Construcciones por un monto que excedía ese límite en un 9%. Seis sucesivos pagos adicionales concretados tanto por Jefatura de Gabinete como por el Ministerio de Desarrollo Urbano y extendidos en el tiempo hasta enero de 2019, hicieron que la cifra final fuera equivalente a $ 412.620.904,51. Esto significa que hubo un crecimiento del 334% por sobre el valor oficial.

 

 

El segundo lugar lo ocupa Desobstructora Argentina SA (DASA), ganadora de un convenio para la limpieza de Diques 2 y 3 de Puerto Madero que permitiera actividades náuticas. El valor del proceso fue evaluado por la Ciudad en $ 7.594.873,92 (U$D 299.600); sin embargo, la empresa liderada por Pablo Elías –vinculado tanto a la gestión de Daniel Scioli como a la de Mauricio Macri– ganó la compulsa el 29 de mayo de 2018 con una oferta que, inicialmente superaba el tope estatal en 55% ($11.777.803). De manera incomprensible, la administración de Rodríguez Larreta aprobó un pago adicional por lo que el monto final abonado por la tarea, que incluyó el uso de colorantes para dar sensación de una limpieza no conseguida, terminó siendo de $ 25.893.423 (U$D 844.060), una ampliación en los pagos del 241% sobre lo calculado inicialmente. También estuvo flojo de papeles el otro contrato ganado por DASA para poner en valor al Parque Sarmiento, una de las cuatro sedes en el ejido de la Capital, cerrada el 28 de marzo de 2018. La Subsecretaría de Obras evaluó la tarea en $ 21.051.924 (U$D 1.026.923). Si bien la cifra que se le aceptó a la empresa inicialmente fue de $ 18.303.476,78 (U$D 888.518), tres pagos adicionales en los siguientes nueve meses llevaron la recaudación a un total de U$D 1.815.592.

En el tercer escalón del podio se ubica Organización Courier Argentina SA (OCASA), que el 16 de abril de 2018 fue elegida para brindar un servicio de operación logística, almacenamiento y control de elementos, que pese a ser evaluada inicialmente en $ 37.730.196 (U$D 1.840.497), fue dada a la empresa que por ese entonces lideraba Patricio Farcuh con un leve sobreprecio de $ 1.851.408. Con sucesivos recálculos y prórrogas, el gasto se elevó, por ahora, a un 146% más que la cifra original.

Para el final, una perla. La administración de Rodríguez Larreta habilitó en el sitio oficial BuenosAires.gob.ar, un supuesto portal de transparencia titulado “A quién se compró” para dejar constancia de las operaciones realizadas por la Ciudad con vista a los Juegos Olímpicos de la Juventud. Más allá del contrasentido que el último ítem ingresado sea de abril de 2018, es decir cinco meses antes de los YOG, en la empresa que encabeza la lista de mayor cantidad de órdenes de compra es Pola 1281 SRL, una firma especializada en caterings y banquetes de larga vinculación con el poder, que suscribió 107 contratos. Paradojalmente, en el sitio Buenos Aires Compras, en donde debería quedar constancia de las adquisiciones realizadas por las diferentes áreas del estado porteño, no figura ni una de estas contrataciones.

 

 

Las licitaciones a empresas ligadas al poder sólo se publicaron en el Boletín Oficial de la CABA. Es más, cualquier operativa de las que superó los $100.000.000, salvo la producción de la apertura del evento, quedó excluida del portal de transparencia. Además, en ningún presupuesto ejecutado de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, desde 2014 a 2018, los números de los gastos correspondientes coincide con la suma de las licitaciones, contrataciones y gastos que fueron saliendo a lo largo del año.

 

 

 

ERNESTO RODRÍGUEZ III https://twitter.com/EPHECTO.

 

EDITOR: FEDERICO TEIJEIRO https://twitter.com/federicodt. 

INVESTIGACIÓN: PABLO TORRES BARTHE https://twitter.com/AlberdianoArg

 

Fuente: EPHECTO SPORT

 

14 julio de 2019

 

https://ephectosport.com.ar/2019/07/14/los-duenos-del-oro-de-buenos-aires-2018/. 

 
 

Página 1 de 20

Banner